20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Aranzazu: exposición y venta de productos de fique

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
16 de septiembre de 2021
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
16 de septiembre de 2021

Comunidad y Desarrollo

Si se quiere poner fin a los empaques plásticos, la única solución para reemplazarlos, es utilizando en sustitución la fibra de fique o cabuya.

Para el próximo sábado 18 de septiembre, la cita es en Aránzazu, puesto que se realizará la gran exposición y venta de productos elaborados en fibra de fique y sus derivados, esta exposición será la antesala de las fiestas de la cabuya, que se celebrarán para mediados de octubre del 2022.

El gobierno del presidente Duque y su ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, que tanto interés tienen, en fomentar proyectos productivos del sector agropecuario; con el cultivo, agro industrialización y comercialización del fique, sus productos y subproductos; tienen la gran oportunidad.

La fibra de fique o cabuya, es la única capacitada para frenar la proliferación de los empaques plásticos, que tanto daño están causando al medio ambiente y acabando con las especies acuáticas, por eso, vale la pena que los gobiernos: nacional, departamentales y municipales, tomen conciencia e impulsen dicho cultivo.

La fibra del fique o cabuya, se está posicionando, como única  biodegradable en el mundo; sus productos: empaques, lazos, cordeles, artesanías y bordados, se están tomando los mercados nacionales e internacionales y sus subproductos, como el bagazo y el líquido, que quedan de la extracción de la fibra, son de diferentes usos agroindustriales, comercializados a muy buenos precios.

Son cincuenta madres cabeza de familia, quienes integran el taller del fique, consecuencia del foro realizado en julio del 2017, con el nombre: llegó la hora del fique; a partir de esta fecha hemos venido sembrando conciencia, para que los gobiernos: nacional, regionales y municipales, impulsen este cultivo, que promete ser polo de desarrollo para el inmediato futuro, puesto que repetimos, es la única fibra biodegradable, para hacer frente a los empaques plásticos, que tanto daño están causando al planeta tierra, con la consecuente destrucción y mortandad de especies acuáticas.

Como bien se sabe, en el municipio de Aranzazu- ubicado al norte del departamento de Caldas, se vienen celebrando las fiestas de la cabuya, desde el año 1.953; las que se pretendían celebrar en el presente año, hubo necesidad de suspenderlas, por la pandemia Covid 19, pero, para el año 2022, se celebrarán para mediados del mes de octubre, con todo regocijo y entusiasmo.

Un empaque o recipiente de plástico, una vez se utiliza y se bota, se demora hasta veinte años para descomponerse, mientras, que los de fibra de fique a los treinta días se descomponen, y sus residuos pueden ser utilizados para la producción de abonos.

La fibra de fique, -extraída de la penca-, cultivo muy propio de las regiones cafeteras, continúa dando sorpresas, por su utilización para empaques, lazos,  cordeles y desarrollo agroindustrial; además, los residuos que quedan de la penca, como el líquido y el bagazo, son de utilización industrial para producir abonos, artículos de limpieza y de tocador.

Los mexicanos, están utilizando el sumo de la fibra, para producir un delicioso tequila y en la universidad de Antioquia, se está utilizando, para la producción de textiles en fibra de fique, lo que resulta más económico que los textiles tradicionales en fibra de algodón.

[email protected]