22 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Por Cazador Gazapito motivado

16 de agosto de 2021
16 de agosto de 2021

Por: Cazador 

Hace algún tiempo, este Cazador mantuvo durante unos pocos meses una columna de cazagazapos que obtuvo cierta aceptación entre los lectores de EJE 21. Prepararla era una tarea divertida y a veces sorprendente (en ocasiones se encuentran errores francamente inconcebibles), pero al final de la historia resultaba bastante frustrante, dado el escaso efecto que esa tarea producía en los comunicadores que continuaban repitiendo una y otra vez los mismos errores. Por más que sean varios los colaboradores de este diario que desempeñan sistemática o esporádicamente esa tarea (entre otros Efraím Osorio en sus Quisquillas de alguna importancia, Jairo Cala Otero en sus Descachadas idiomáticas, etc.), se ha llegado a dar el caso de que algún vecino ocasional de la columna de correcciones resulte repitiendo, en su siguiente salida, precisamente el mismo error que le había sido corregido poco antes. ¡Palabra!

Pero no sé si es que últimamente ha proliferado la actividad reproductora en la especie conejuna, pero ya ninguno de los dos (ni Osorio ni Cala) da abasto para capturar tanto animalejo. La abundancia de especímenes que saltan a nuestro lado mientras leemos el diario me ha motivado a colaborar de nuevo en la cacería, sobre todo porque el fenómeno les ocurre incluso a las más cultas plumas de este conjunto. Sucede en las mejores familias. Víctor Hugo Vallejo, el pulido y elegante columnista que escribe Desde Cali (no es solo una ubicación geográfica sino, además, el nombre de su sección) puede darse el lujo de escribir: «Si no hay competidores no podrán haber ganadores». Y agregar, casi a renglón seguido: «Habrán unos que ganen y otros que pierdan».

 

Estoy seguro de que Vallejo dictó esas frases y quien tomó el dictado escuchó mal o no se fijó en lo que transcribía. Si Víctor Hugo hubiese estado frente a la pantalla, no habría escrito esas dos enes que he resaltado en negrilla; y, en todo caso, seguro que habría visto el subrayado azul doble del corrector de Word, bajo las palabras podrán y habrán.

 

De todos modos, para quienes no sepan por qué esas dos palabras son incorrectas, hay que explicar que el verbo haber es impersonal cuando se refiere a la presencia o existencia de personas o cosas. Es impersonal porque no tiene sujeto En la frase «hay mucha gente», «mucha gente» no es el sujeto sino el complemento directo. Simplemente no existe sujeto de la oración. En esos casos, el verbo siempre se usa en tercera persona del singular. En presente, «hay una cosa», o «hay muchas cosas». En pasado, «hubo una cosa», o «hubo (no hubieron) muchas cosas». En futuro, «habrá una cosa», o «habrá (no habrán) muchas cosas». Y con la frase «no podrán haber ganadores», sucede lo mismo: «ganadores» no es el sujeto de la frase, sino el complemento directo. La expresión «podrán haber» es una forma plural compuesta de haber. El singular correcto sería «no podrá haber ganadores».

 

Esta pluralización del verbo haber cuando es impersonal, es uno de los errores más frecuentes en los medios de comunicación, tanto hablados como escritos. Los directores de estos medios deberían dar repetidas instrucciones sobre ese tema a los responsables de redactar o leer las noticias o anuncios. Lograrían una gran disminución de los errores habituales y un notable mejoramiento lingüístico de lo que se publica.