27 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Criminología mediática.

1 de agosto de 2021
Por Eduardo Aristizábal P.
Por Eduardo Aristizábal P.
1 de agosto de 2021

Aprovechando la visita virtual a Manizales del Maestro del Derecho y la Filosofía, el abogado peruano Luis Alberto Pacheco Mandujano, quien dictó una soberbia conferencia sobre Criminología Mediática, a los socios del Club de Periodistas, quiero compartir con   nuestros lectores, algunas sabias consideraciones del magín del jurisfilósofo peruano.

Es claro el doctor Pacheco Mandujano cuando afirma que la influencia de medios masivos de comunicación, sobre la conciencia social, es innegable. Y agrega que, con la explosión de los medios de comunicación, convertidos en medios de comunicación masivos de alcance prácticamente absoluto, el poder influenciador de los medios de comunicación sobre la conciencia social de los diferentes pueblos en el mundo, es una realidad innegable..

 Agrega el jurisconsulto que lo anterior se descubrió políticamente, en los tiempos de la formación del tercer Reich alemán, Adolfo Hitler y recuerda que el ministro de propaganda Joseph Goebbels quién fue el genio de la utilización de la propaganda a través de los medios de comunicación, en aquel entonces fundamentalmente la prensa escrita de difusión masiva y la prensa radial, también de difusión masiva, lograron el objetivo deseado por el régimen alemán. Goebbels es recordado básicamente por un lema: una mentira dicha mil veces se convierte en una verdad y esa fue precisamente la proclama axiomática con la que el redescubrimiento político de los medios de comunicación ha retomado la definición de medios de comunicación generadores de una realidad paralela que dista de ser la realidad real de la sociedad.

  Hace especial énfasis el Doctor Luis Alberto Pacheco en reconocer que la televisión tiene un impacto psicológico muy fuerte sobre la conciencia social de los seres humanos. Las imágenes, los colores, la ausencia de un lenguaje elevado, más bien un lenguaje cotidiano, es el que se utiliza en la televisión y todo ello confluye para ingresar y de una manera fácil y libre hasta lo más profundo del consciente e inconsciente de cada individuo, determinando su pensamiento, no influenciando, sino determinando su pensamiento en torno a la realidad y que   ahora la política muy sutilmente ha utilizado en un sentido soft, suave, los medios de comunicación para, desde los programas noticiosos, crear una realidad paralela de ángeles y demonios, entonces es la televisión,  la prensa escrita,  la prensa radial, los tres principales medios de comunicación todavía importantes  de la prensa masiva, que influyen en la formación del pensamiento social de la conciencia social.

Y entre muchas profundas ideas manifiesta el jurista peruano que evidentemente que esto ha terminado colocando a los medios de comunicación en la posición de ciervos de la política y ya no se encuentran al servicio de la sociedad sino al servicio rentado de la política; ese es el grave problema y sobre todo de la política que proviene del Estado que está controlado por un partido de turno. Quien entra se encarga de definir la línea editorial de los medios de comunicación, lo cual está contrapuesto con el sistema democrático, pero es una realidad que estamos viviendo el día de hoy.  Somos conscientes de ello como periodistas y entonces ¿tomamos partido para ponerlos al servicio de la sociedad realmente o para ponernos al servicio ramplón y rentado de la política partidaria de turno que se encuentra en el gobierno ? O  somos unos ingenuos idiotas o nos hacemos los idiotas y bueno seguimos realizando nuestro trabajo, peor aún, dejándonos llevar por la ola, lo cual inclusive termina generando siempre un servicio por culpa, negligente, por descuido, un servicio a la política partidaria que se encuentra de turno en el gobierno y más aberrante aún gratis.

Lo grave de estos profundos análisis, que podemos calificar también, como fundadas denuncias, no son propias de unos pocos países, sino que prácticamente se han generalizado. ¡ Preocupante !