18 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Conducta Empresarial Responsable

24 de agosto de 2021
Por Jaime Fernando Rodríguez Rocha
Por Jaime Fernando Rodríguez Rocha
24 de agosto de 2021

Sin duda alguna el tema más importante del siglo y de los venideros es El Cuidado de nuestro Planeta, que es nuestra casa, nuestro hogar y de donde obtenemos el alimento, el agua, nuestro hacer diario…en resumen nuestra vida y la de nuestros seres queridos.

Vemos como la pérdida de la Capa de Ozono permite que la radiación afecte nuestro entorno e incluso la salud de nuestro cuerpo.  Como la emisión de gases especialmente el Co2 hace que este capture mayor cantidad de calor del sol creando un cambio climático y un calentamiento y así una mayor evaporación del agua, causando sequías en determinados sitios y mayores precipitaciones de lluvia en otros, generando inundaciones. Lo enunciado sin duda afecta la salud, el bienestar y la tranquilidad de todos nosotros al perderse cultivos y consecuentemente alimentos para humanos y animales, haciendo infértiles los terrenos e invivibles por una total carencia de agua y así de vida.

Esto no es solo de generaciones futuras, todos lo estamos sufriendo hoy ya y lo podemos corroborar en los noticieros o en cualquier medio informativo donde observamos y oímos sobre inundaciones, incendios, hambrunas etc. Este es el estado del arte y ante él no, debemos solo preocuparnos sin ocuparnos de él.

En esta entrega, y algunas venideras, leeremos sobre qué podemos hacer en relación con limitar y controlar las mayores causas de estos fenómenos y quiénes son sus ejecutores.

El hombre es sin duda el principal ejecutor de acciones que causan este desequilibrio en el planeta. Y lo hace a título personal o a través de los modelos que ha creado para satisfacer sus necesidades e incluso excesos, las empresas e instituciones y modelos para subsistir.

Las empresas, dentro de su esencia y objeto, deben ser generadoras de valor (empleo, riqueza, bienestar), pero también lo son de problemas (emisiones, contaminación, destrucción) con los diferentes stakeholders o partes interesadas en el negocio tanto Internas (empleados, propietarios) como Externas (proveedores, sociedad, gobierno, acreedores, accionistas, clientes). El equilibrio del planeta se ha roto y es este el que debe restablecerse.

En el caso de las empresas estas deben ejercer una Conducta Empresarial Responsable – CER, que identifique y gestione adecuadamente los impactos que se causan al planeta desde las diferentes áreas funcionales de manera sostenible y no dañina. Así obtendrá el reconocimiento y aprecio de todas las partes interesadas mencionadas. No es caridad, filantropía o simple responsabilidad, es cuestión de competitividad, ya que, en caso de no tenerlo, los clientes y las diferentes partes interesadas escogen a las empresas que sí lo tengan.  

www.coradmicro.org