14 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gobernador de Risaralda almorzó con 200 habitantes de la calle

15 de julio de 2021
15 de julio de 2021

Pereira, 15 de julio de 2021.
Con el fin de constatar de primera mano la calidad y cantidad de los alimentos que se sirven diariamente en el punto de Sopas Calientes destinado por la administración departamental para atender habitantes de calle y migrantes, el gobernador Victor Manuel Tamayo se desplazó hasta el lugar y compartió el almuerzo con las más de 200 personas que se benefician de esta modalidad del programa de seguridad alimentaria Risaralda sin Hambre”
“A lo largo de nuestra vida pública hemos tenido programas con los habitantes de calle y en esta Gobernación quisimos volverlo a tener para beneficiar a esta población tan desamparada, por eso iniciamos la modalidad de Sopas Calientes no solo con las invasiones y sectores vulnerables del departamento sino también con los habitantes de calle, estamos atendiendo a 200 personas con un almuerzo completo, como dicen ellos muy bien rico, balanceado y fresco como un acto de dignidad para esta población” precisó el gobernador.
En el mismo sentido, el mandatario anunció la articulación con otras entidades para capacitarlos y ofrecerles un acompañamiento espiritual, así como realizar una jornada masiva de atención en el mes de agosto.
La modalidad de Sopas Calientes nació en el año 2020 el marco de la pandemia por Covid 19, cuando el aislamiento obligatorio era estricto y muchas personas se vieron afectadas en su seguridad alimentaria. En ese momento la Secretaría de Mujer, Familia y Desarrollo Social inició con 31 puntos y paulatinamente ha venido aperturando nuevos sitios, con proyección a crecer más y alcanzar un total de 8500 beneficiarios en el departamento. Actualmente en el departamento funcionan 42 puntos de Sopas Calientes para beneficiar a 7599 personas en condición de vulnerabilidad y residentes en zonas apartadas y marginales del departamento.
María Yolanda Henao tiene 56 años de edad, vende chicles y bolsas de basura para pagar su habitación y comprar sus cosas personales, diariamente llega a la carrera 11 número 9-13 en el barrio Corosito de Pereira donde con dos recipientes para recibir la sopa y el seco. Ella al igual que el resto de beneficiarios están muy agradecidos con la ayuda.
“Los alimentos son muy ricos, es delicioso y lo hacen con amor, nos dan pollo, carne. Todos los días le mando bendiciones al Gobernador, que Dios le ha de pagar porque no sabe el hambre que nos quita. Le pido que no cambie a las muchachas porque nos atienden con amor y mucha paciencia”, destacó la beneficiaria.
Adicionalmente, a través de esta iniciativa se están beneficiando directamente 103 personas en el departamento, quienes están vinculadas laboralmente como manipuladoras de alimentos.