8 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Experto apunta a falsos liderazgos y corrupción como “brechas” en Colombia

7 de julio de 2021
7 de julio de 2021
Imagen You Tube

Logroño (España), 6 jul (EFE).- El presidente de la Fundación Colombia Excelente, Gonzalo Arboleda, afirmó este martes que las “brechas” que hay en ese país latinoamericano han sido provocadas por “los falsos liderazgos políticos, que crean peleas a lo largo del territorio; la corrupción creciente, que hay que atacar; y las prácticas clientelistas”.

Arboleda intervino en el seminario «Retos y oportunidades de Colombia en el siglo XXI”, organizado por la Universidad Internacional de la región española de La Rioja (UNIR), cuyo presidente, Rafael Puyol, también asistió al encuentro, organizado en Madrid y transmitido online.

Junto a Arboleda, participaron en el seminario los exministros colombianos de Educación Cecilia María Vélez y de Cultura Juan Luis Mejía; el empresario Carlos Raúl Yepes; el escritor Moisés Wasserman y el exdirector del diario El Tiempo Roberto Pombo, todos ellos miembros del Consejo Asesor de UNIR en Colombia.

Estas “brechas”, prosigió el presidente de Colombia Excelente, “no son de esta pandemia de la covid-19, que las ha desnudado, sino que viene de hace muchos años en este país”; y a ellas se suma “la debilidad y la falta de transparencia de las instituciones de justicia”.

Vélez indicó que, cuando Colombia estaba “creciendo de manera importante” por “su economía ligada a las materias primas”, sufrió “la crisis internacional, creció su deuda y, luego, llegó la covid-19 y, además de que exigió cambios importantes, agravó la situación en general”.

Señaló que “la situación económica, social y de educación en Colombia es un reto importante”; así como su “desempleo estructural, de forma especial, entre los jóvenes”, que se “agudizó” por la pandemia actual.

Por su parte, Mejía destacó que el desempleo colombiano se sitúa en el 15 por ciento, un nivel “altísimo», lo que explica los movimientos sociales que hay en este momento; y añadió que “falta una visión integral de la educación, que siempre se ve por compartimentos”.

Yepes, quien fue presidente de Bancolombia, resaltó que “hay que volver a lo humano en la sociedad”, ya que, en Colombia, “el empresariado hace cosas muy bien hechas, pero se comunica muy mal, por lo que tiene que hacer una reflexión muy profunda sobre su papel en la sociedad”.

Incidió en que una de sus “grandes preocupaciones» es que, «casi siempre, las soluciones que se dan a los problemas son cuantitativas y se olvidan las cualitativas, pero hay que cuidar el entorno donde se desarrolla la actividad”.

Wasserman, exrector de la Universidad Nacional de Colombia, definió la pandemia como “la tormenta perfecta”, que ni este país ni otros “sabía cómo manejar y, aunque es fácil culpar, en realidad, no se sabía”; y «seguramente, se cometieron errores que llevaron al empobrecimiento y al fracaso de muchísimas empresas».

Para Pombo, «el futuro de Colombia hay que leerlo a través de la protesta social» y defendió que «hay una juventud altamente educada», que “se enfrenta a la realidad cruel y dolorosa de que no hay espacios laborales que coincidan con sus capacidades académicas y laborales», lo que es «un elemento de frustración importantísimo”.

El presidente de UNIR se refirió al reto de «la diversidad generacional», al de «una juventud desencantada y desesperanzada, pero que es el futuro de las sociedades por las nuevas ideas que aportan”. EFE.