17 de septiembre de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Don Luis Eduardo Puerta y los Correa Uribe (XIII)

30 de julio de 2021
Por Hernando Salazar Patiño
Por Hernando Salazar Patiño
30 de julio de 2021

(Serie de cartas dirigidas al director de El Andino  y caricaturista, Fabio Arias Gómez “Ari”, sobre historia de la prensa por los 100 años de La Patria) 

Fabio.

La verdad es que en  Renacimiento de Macías, se hicieron casi todos los periodistas de esos años. La lista sería muy larga, pero lo estaremos recordando cada que sea. Y Luis Eduardo Puerta colaboró en él.  En abril de 1915, se lanzó con una revista literaria, de crítica y estudios generales, Alma Nueva, que  fundó y dirigió con Gonzalo Restrepo y Eduardo Correa Uribe. Fue una publicación muy selecta de la que alcanzaron a salir diez entregas, con materiales de los principales poetas de esos años como Mariano Zuluaga, Victoriano Vélez, Tomás Calderón, Jorge S. Robledo y Luis Campos.

Eduardo Correa Uribe

Aprovecho para hacer de una vez, una corta alusión sobre éste último por varias particularidades. Luis Campos fue el seudónimo que usó el escritor y hacendista Eduardo Correa Uribe, “el que puso muy en alto” en El Gráfico, la famosa publicación ilustrada de Bogotá, a  partir de 1914, donde solían aparecer  sus apetecidas narraciones. En la colección que tuve de esta revista, me di  el placer de leerlas.

Desplegó su estilo en publicaciones de Manizales como las citadas,  en Bogotá y en Pereira. En ésta,   su hermano Emilio, que nos dejó esos entretenidos y de mucha chispa retratos de los diputados, de Puerta, el secretario, de su mismo hermano Eduardo, pues ambos hicieron parte de la Asamblea caldense del 35, y de los otros miembros. Había Emilio fundado pocos años antes, el 20 de enero de 1929, El Diario, el primero de la segunda ciudad de Caldas en ese tiempo y futura capital de nuevo Departamento. Tenía apenas veinticinco años.

Desde niño, Emilio Correa Uribe se había iniciado con un semanario  literario que llamó Brotes, como los que tenía en Pereira, los que cambió por otros más políticos y anticlericales, “en el que su piqueta  fue templada al calor de la plutónica fragua de El Universal”, con Gonzalo Restrepo en  Manizales, y donde comenzó a usar el seudónimo Eme Zeta. Poco después, en el 25, sacó la revista Variedades, la que mantuvo hasta cuando decidió ser el “Director, Fundador y “mantenedor”, como lo dijo él mismo,  de su periódico.

Emilio Correa Uribe

Porque era normal que los periodistas del Caldas integrado, fundaran y colaboraran en los medios de las otras poblaciones. Ya hablaremos de los columnistas de todas partes. Y revistas y periódicos, dedicaron muchas ediciones, para celebrar las fechas de fundación de Pereira, de Armenia, y de todos los municipios, en aniversarios especiales y por grandes  acontecimientos. Por ejemplo, don  Emilio nos dijo que Luis Eduardo Puerta fundó con su hermano Ignacio y con  Julio Rendón un periódico en Pereira.  A propósito, es bueno tener presente que en ese año al que estamos llegando, en agosto de 1923, don Julio Rendón emprendió en su ciudad, la revista “Pereira”, con amplitud y gusto, en la que hablando de sus gentes, de su “cultura social”, anota: “En esta cuestiones puede decirse que Pereira es una ciudad excepcional en Colombia, pues que se distingue por su espíritu de bondadosa tolerancia en todos los aspectos, principalmente en lo político y en lo religioso, todo debido al alto grado de cultura de sus habitantes.” Y sigue en este tenor, cita que por cierto, un siglo después,  hago, por parecerme oportuna ahora que algunos a los que nos les tocaron pasadas rivalidades, vuelven con prejuicios antipáticos frente a comunidades con las que se tienen parientes, virtudes e intereses comunes.

Eduardo Correa Uribe, calló un buen tiempo sus escritos, cuando en 1938 fue Personero Municipal de Pereira, y en la década de los años 40, ocupó las secretarías de economía y hacienda de Caldas, con los gobernadores Alfonso Jaramillo Arango en el 42, Ernesto Arango Tavera en 1943, y  Ramón Londoño Peláez del 44 al 46.

No sé si continúa el colegio que lleva su nombre en Dosquebradas, o si tienen o tuvieron su imagen, y sus estudiantes datos sobre quién fue. Sucede en absolutamente todas las escuelas y colegios de Colombia. En  Manizales es dramático. Desparecieron los que tenían el nombre de los grandes y de los consagrados ”maestros de juventudes”, Restrepo Maya, Guingue, Marulanda Correa, Victoriano Vélez, Francisco Montoya, etc. con contadas excepciones. En esto fue eficaz la labor de la ignorante inconsciencia. Ya no los hallamos y no los volveremos a encontrar. Tampoco nada saben en donde los conservan. Ni qué decir de los que arriesgaron o sacrificaron su vida por los pueblos, ahora que no solo está de moda ignorarlos o deformarlos, sino derribarlos.

En su tesonera tarea, Luis Eduardo Puerta se propuso publicar La Exposición, como órgano de la Junta creada para celebrar los primeros diez años de la creación del Departamento de Caldas, y se colocó al  frente de este bisemanario desde los  meses iniciales  de 1915. Lo hizo en compañía de Aníbal Arias Mejía. Sacó una edición extraordinaria en la que se reseñaron los festejos de esa programación recordatoria de la década, los resultados de las exposiciones artística, industrial y agrícola que tuvieron lugar en esa semana, y terminó el periódico  dejando constancia de la memoria de ese hecho.

Luis Eduardo naturalmente trabajó en el Heraldo Liberal, de 1919, el órgano oficial del partido liberal, bajo la dirección de Jorge S. Y acompañó a Pedro Luis Rivas en la fundación de El Diario en 1920.

Fue Luis Eduardo Puerta, un periodista que persistió en su labor tanto como pudo. Seis meses después de la fundación de La Patria, el 2 de enero de 1922, apareció con su diario La Prensa. Si aquel diario emprendió desde el primer día de su aparición, la campaña por la presidencia del general Pedro Nel Ospina, La Prensa lo hizo por la candidatura del general Benjamín Herrera. Para ello empeñó todo su contingente, defendiendo los intereses liberales. El periódico  se hizo en el equipo tipográfico que fue del mencionado Heraldo Liberal, periódico editado no mucho antes, y del que hablaré en próxima carta.

En La Prensa colaboraron los principales escritores liberales de aquella época, empezando por don Mario Arana, Victoriano Vélez, Manuel Ocampo, Jorge S. Robledo,  Juan Pinzón, Gonzalo Hoyos Robledo, Gonzalo Restrepo, otros más,  y el famoso en esos años. Odín, un escritor que se ocultó bajo ese pseudónimo y del que nunca se supo el nombre, pero sobre el que se especuló, como habré de contar. Nombres que  volveremos a citar, y que se encontrarán  en el periódico que lo reemplazó, al año y medio de la aparición de La Patria, y que fue su opuesto en pensamiento, en partido y en combates.