12 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

¡Colombia con aroma de café!

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
8 de julio de 2021
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
8 de julio de 2021

Comunidad y Desarrollo

Quisiera ser poeta caficultor, para inspirarme en el cultivo, producción y comercialización del café; mi mejor deleite en esta friolenta capital de la República, es recordar con inmenso cariño, lo que fueron mis vivencias en la finca cafetera de mi padre, ubicada en la vereda el Rocío, jurisdicción del municipio de Aranzazu, al norte del departamento de Caldas, llamada la Julia.

Las vacaciones de mitad y de fin de año, que coinciden con las cosechas: de mitaca y del mes de octubre, son referentes, que se acumulan en mi memoria y guardan bellos recuerdos de los cafetos asariados, dando el bello espectáculo de pulcritud y de grandeza, cuando aves menores: azulejos, toches, ruiseñores y turpiales entre muchas otras especies,  alegran con sus trinos, los hermosos paisajes que anuncian las cosechas abundantes y bondadosas.

Nuestros campesinos caficultores, se preparan con sapiencia y sabiduría cafetera, para la recolección, que en términos de cosecha, cuando el café empieza a madurar, los pone nerviosos, puesto que por exceso de madurez, se desprenden los granos del arbusto, que al ser recogidos del suelo, pierden calidad y consistencia.

El cultivo del café junto con sus productores, han padecido enormes dificultades, que saben sortear, siempre con el apoyo de la Federación Nacional de Cafeteros, (F: N: C), que se encuentra a la vanguardia para ayudarlos a sortear las más difíciles situaciones de tipo social o económico.

Como lo manifiesta el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros,

Roberto Vélez, el café colombiano, ha sido motor de desarrollo para Colombia, que con su institucionalidad, ha sabido desafiar los más graves problemas, que se presentan con su cultivo, calidad y comercialización.

El 27 de junio, se cumplieron 94 años de la Federación Nacional de Cafeteros, institución emblemática, que ha dado consistencia y permanencia al cultivo, sembrándolo y produciéndolo, con la más alta calidad y el más delicioso aroma, que se ha tomado los mercados nacionales e internacionales.

Los pioneros del café en Colombia, han escrito las páginas más bellas de nuestra historia, puesto que saben desafiar con constancia y perseverancia, las grandes adversidades, que se les  presentan con los altibajos del café por los precios, que muchas veces, están sujetos, al vaivén de la oferta y la demanda, además de las inclemencias climáticas, que en términos extremos de invierno o de verano azotan las cosecha.

El traje de Colombia, nacional e internacionalmente, se llama: aroma de café, confeccionado por todos los productores del grano, bajo las orientaciones de la Federación Nacional de Cafeteros, (F. N. C.) quién lidera su calidad  y aroma y  nunca da puntada sin dedal.

[email protected]