16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Cerrar no es una opción para mejorar lo cultural en la ciudad

31 de julio de 2021
31 de julio de 2021

 

 

Teatro Los Fundadores, donde funciona la sala de exposiciones el Museo de Arte de Caldas.

Por: Quehacer Cultural

“El Museo de Arte de Caldas es una institución que lleva muchos años en funcionamiento, que tiene una colección muy importante para la región, que es uno de los pocos espacios dedicados a las artes visuales dentro de lo que es la ciudad, incluso podríamos decir que dentro de lo que es el eje cafetero”, asegura la estudiante de maestría en Museología y Gestión de Patrimonio de la Universidad Nacional sede Bogotá, Andrea Ospina Santamaría.

El pronunciamiento lo hizo ante los requerimientos de Infi-Manizales, institución pública propietaria del Teatro Los Fundadores, edificación donde tiene su sala de exposiciones el Museo de Arte de Caldas. La sostenibilidad de la institución cultural corre peligro si no puede contar, dicen sus dirigentes, con ese lugar pues, pese a ingentes esfuerzos realizados en sus 21 años de trayectoria, no ha encontrado apoyo en la ciudad para tener sede propia.

Ospina Santamaría, quien es artista plástica y profesora de la Universidad de Caldas, afirma que no tenemos tantos museos de arte en nuestra región y todos se encuentran en un gran riesgo. “Claro que estoy de acuerdo en que el museo necesita renovación, necesita inyectarle nuevas formas, nuevas estrategias para acercarse a sus públicos, necesita reactivar muchas cosas, pero precisamente por todo lo que necesita mejorar es que es ilógico pensar en cerrarlo, porque cerrarlo no mejora ninguna de estas cosas y simplemente deja despojada la misión que está cumpliendo para bien o mal en este momento dentro de la ciudad”.

Por otro lado, resaltó la necesidad de que la institucionalidad pública comprenda, “primero, que cerrar no es una opción para mejorar lo cultural en la ciudad, que ya es muy poco y que sobrevive con muy poco y con muchísimo esfuerzo. Segundo, que solicitar un rediseño tampoco lo es. Las preguntas claves que habría que hacerse es quién va a pagar por estos procesos para rediseñar el museo, porque es un museo con muy poco, todas las instituciones culturales en Manizales tienen muy poco personal y muy poco presupuesto que escasamente alcanzan para hacer lo básico del día a día dentro de la institucionalidad y eso es lo que hace complejo que se piense en estrategias más dinámicas y que se piense en alianzas institucionales diferentes”.

La artista cuestiona con contundencia: “quién y cómo se va a realizar este rediseño para que realmente no sea cargar a los trabajadores, que ya mucho hacen para que el museo sobreviva, con mucho más trabajo. Y segundo, quién y cómo va a hacer las alianzas institucionales, y conseguir el dinero que se necesita para volver ejecutables y para volver viables los proyectos que se necesitan para que el museo reviva frente a su labor social, y continúe con la misión disciplinar tan importante que hace”.

Finalmente, para Andrea Ospina el deber ser del museo es mejorar una cantidad de formas que fortalezcan su función. Y recalca “el deber ser esencial del museo es existir y la pregunta que nos tenemos que hacer tanto medios públicos como privados es cómo facilitar que esa existencia del museo permanezca”.