1 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

10 municipios, 4 días, el futuro de Caldas y Colombia

19 de julio de 2021
Por Juan Manuel Salazar Gómez
Por Juan Manuel Salazar Gómez
19 de julio de 2021
El pasado fin de semana, nueve alcaldes de Caldas se ocuparon del tema.

Por Juan Manuel Salazar

Riosucio, Supía, Marmato, La Merced, Filadelfia, Aranzazu, Salamina, Pácora, Samaná y Norcasia. Del 21 de julio al 24 julio y con sólo 3 horas programadas por municipio se estarán celebrado audiencias públicas para la concesión de exploración y explotación de minerales estratégicos como oro, cobre, plata, paladio y platino entre otros. Resulta sumamente llamativo que dichas audiencias públicas donde los habitantes del territorio pueden presentar sus disconformidades con dichas concesiones se celebren con tanta premura. Por ejemplo en Aranzazu, el auto 00063 de 15 de junio de 2021 expedido por la Agencia Nacional de Mineria invita a la participación ciudadana para el 23 de julio. Sin tener previo conocimiento de dicha situación de interés de concesiones mineras por parte de la Agencia Nacional de Minería como requisito por parte de la población para poder realizar el control efectivo sobre el territorio.

Más grave aún en municipios de tradición agrícola y comercial sin una vocación eminentemente minera, excepto Marmato. Donde la posible actividad minera afectaría la regulación hídrica, climática, del suelo y sus usos, salud pública, bienestar social, biodiversidad, servicios ecosistémicos, precio propiedades, productividad, seguridad y sobre todo patrimonio cultural del Paísaje Cultural Cafetero declarado por la Unesco Patrimonio de la humanidad (25 de junio 2011).

La gran crisis económica nacional e internacional que estamos padeciendo a raíz de la pandemia ha llevado a que el Ministerio de Minas y Energía incluya dentro de la reactivación económica la diversificación de la canasta extractiva del país con lo denominados minerales estratégicos: oro, el platino, el cobre, el fosfato, el potasio, el magnesio, el carbón (metalúrgico y térmico), el uranio, el hierro y el coltán (niobio y tantalio). Incluidos principalmente por la demanda internacional y la disponibilidad nacional.

La Cuarta Revolución Industrial y las tecnologías para adaptar y mitigar el cambio climático requieren de unas materias primas críticas como se denominan en Estados Unidos y la Unión Europea considerados estratégicos y de seguridad nacional para el desarrollo tecnológico.

Sin embargo, nos enfrentamos a una gran contradicción ya que en Colombia no se está teniendo lo local como elemento decisorio a raíz de la sentencia de la Corte Constitucional 53/2019 que exhorta a legislar la materia al Congreso de la República. Más grave aún, será en el ámbito local donde se producirán las externalidades negativas de carácter irreversible, irreparable y que romperían el bienestar social de los territorios caldenses.

Pero, no sólo este auge extractivista se está produciendo en el departamento de Caldas. También, La Guajira, Norte de Santander, Nariño, Cauca, Cundinamarca, Cesar, Boyacá, Santader, Bolívar, Chocó, Antioquia, Tolima y Córdoba. Más, de 380 municipios ya han sido visitados por la Agencia Nacional de Mineria. Siendo, suspendidas ya audiencias públicas en 9 municipios de Cundinamarca y Boyacá por el descontento de la población y sus autoridades.

Nos enfrentamos a un crecimiento exponencial de la economía lineal extractivista. Si este nuevo auge no tiene en cuenta lo local habría que preguntarse. ¿para quién es el desarrollo sostenible?