23 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Co-creador de robot para pacientes UCI, Inventor 2020

12 de junio de 2021
12 de junio de 2021
El dispositivo automatiza la pronación, una maniobra que se usa en pacientes en cuidados intensivos. Foto: Mario Giraldo

Un robot que ayuda a la pronación de pacientes –ubicarlos en posición boca abajo– en unidades de cuidados intensivos (UCI) fue galardonado con el Premio Nacional al Inventor Colombiano 2020, entregado por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que reconoce aquellas creaciones que contribuyen al desarrollo de la calidad de vida de los ciudadanos.

La pronación facilita la oxigenación de los pulmones en casos de infecciones respiratorias agudas y en enfermedades específicas como COVID-19. La maniobra aumenta el riesgo de que el personal de la salud sufra dolencias lumbares, ya que es recurrente encontrar en las UCI a pacientes de más de 90 kilos de peso que además están completamente sedados, explicó el ingeniero de Control Mario Alejandro Giraldo Vásquez, uno de los creadores del dispositivo y estudiante del Doctorado en Sistemas Energéticos de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín.

“Este es un procedimiento complejo pues se debe hacer dos o tres veces al día en cada paciente y se debe coordinar para evitar una extubación. Para su ejecución se requieren al menos 6 personas que trabajen al mismo tiempo. En tiempos de pandemia esto es un riesgo porque estamos hablando de 6 personas en un espacio cerrado con un paciente contagiado”, agregó el ingeniero.

El investigador y el médico epidemiólogo Alejandro Vargas crearon el robot que está dotado con dos colchones: mientras el paciente permanece acostado en uno, el otro se infla para recibirlo a medida que el primero se inclina.

“Con inteligencia artificial, el dispositivo toma datos como peso, altura y contorno de la persona. Con esos datos, el algoritmo determina a qué velocidad se debe inflar, qué presión de aire debe tener para garantizar el confort del paciente y evitar que haya accidentes o mala postura”, detalla el investigador.

Con el uso del dispositivo solo se requerirían 2 personas para hacer la maniobra: el operador del robot y el anestesiólogo, que por protocolos médicos siempre debe estar presente en el procedimiento.

En fase de prueba

El ingeniero Giraldo aclaró que hasta el momento el dispositivo está en fase de prueba de concepto, lo que significa que aunque su funcionamiento ya está garantizado aún no se ha construido el primer prototipo funcional. “Ese procedimiento debe cumplir con los estándares de calidad y contar con autorizaciones del Invima. Para llegar a un producto comercializable calculamos que se requieren unos 96 millones de pesos (alrededor de 25.000 dólares) y el dispositivo se podría vender entre 8 y 10 millones de pesos”, indicó.

Ese precio es una ventaja competitiva, pues los pocos desarrollos similares que existen en el mercado –ninguno de ellos en Colombia– son robustos, de difícil manejo y su alquiler cuesta 1.200 dólares (unos 4,3 millones de pesos) por 10 días. La media de estadía de una persona en una sala de cuidados intensivos es de 20 días.

El estudiante Giraldo y el profesor Vargas coincidieron en que además de mejorar la calidad de vida de los pacientes, el robot optimizará los recursos médicos y humanos de las clínicas y centros de salud de todo el país.

Agencia de Noticias UN – Unimedios