24 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Al pie-a los pies, lanzar, evacuar, narrativa 

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
1 de junio de 2021
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
1 de junio de 2021

Quisquillas de alguna importancia

Estar a los pies’ es una expresión que sólo puede tener de complemento algo que los tenga. 

Ni la letra ni el cañón tienen pies, tampoco los volcanes. Por esto decimos ‘al pie de la letra’ (literalmente, textualmente), ‘al pie del cañón’ (cumplimiento estricto del deber) y ‘al pie de la montaña’ (en su base). Figuradamente, ‘al pie de la cuesta’ o ‘al pie de la sierra’ (al comienzo de alguna empresa o de algo difícil de lograr). El editorialista de LA PATRIA le puso pies a un volcán en esta oración:   “El miércoles se contó en este diario la historia de Johan Estiven Sepúlveda Velosa, de 8 años, y su familia, quienes viven en la vereda El Zancudo, a los pies del volcán Cerro Bravo…” (21/5/2021). ‘Estar a los pies’ es una expresión que sólo puede tener de complemento algo que los tenga, por ejemplo, “estar a los pies del caballo” (estar en lo más bajo y vil); ‘arrastrase a los pies de alguno’ (humillarse ante él), y ‘ponerse a los pies de su majestad’ (demostrarle vasallaje y sumisión, o servilismo). ***

El periodista Jorge Enrique Giraldo Acevedo presenta en su página de Internet la siguiente opinión de Nelsy Juliana Montenegro, que transcribo en su totalidad: “Constantemente recibo invitaciones para la presentación de libros y, casi siempre,  en el correspondiente escrito utilizan la palabra lanzar y lanzamiento. Pienso que sería mucho mejor el trámite de estas invitaciones mediante el uso de las palabras presentar o presentación. Fundamento lo anterior en el significado de las palabras lanzar y  presentación.  Según el diccionario,  lanzar es hacer que algo salga disparado desde un punto hacia otro, generalmente determinado, impulsándolo con la mano, con un golpe, un dispositivo u otro instrumento, etc. Y una presentación es una forma de ofrecer y mostrar información de datos y resultados de una investigación, etc.”. Sin duda. Pero el verbo ‘lanzar’ tiene otras acepciones, muchas: podemos ‘lanzar una maldición’ (proferirla), ‘lanzar una mirada’ (dirigirla), ‘lanzar una excomunión’ (decretarla), ‘lanzar una calumnia’ (divulgarla) ‘lanzar un suspiro’ (espirarlo, exhalarlo), ‘lanzar una ley’ (promulgarla), y ‘lanzar una publicación’ (presentarla). En forma pronominal, ‘lanzarse a pedir un crédito’ (decidirse a solicitarlo), ‘lanzarse contra alguno’ (atacarlo), ‘lanzarse al vacío’ (atreverse), etcétera, y, créanme, este etcétera es largo. Es la belleza del idioma. ***

El verbo ‘evacuar’ (del latín ‘evacuare’ – ‘desocupar, vaciar; debilitar’) significa “dejar vacío un recinto por marcharse de él, por quitar lo que había en él o por obligar a salir de él a los que lo ocupaban”. Especialmente “marcharse de una plaza los militares, o marcharse los habitantes de un lugar”.  Tiene también el significado que coloquialmente expresamos con la locución ‘dar del cuerpo’ (‘evacuar el vientre’). El pie de foto de ‘Protagonista’ de LA PATRIA dice lo siguiente: “Cerca de 13 familias terminaron damnificadas, las cuales fueron evacuadas al colegio La Milagrosa…” (20/5/2021). Castizamente, así: “Cerca de 13 familias evacuaron sus residencias y fueron llevadas a…”. Tiene, ¡cómo no!, otros significados, por ejemplo, en Derecho, “evacuar un trámite”, como realizar un traslado o una diligencia, y en Medicina, “sacar, extraer, o dejar salir los líquidos anormales o patológicos del cuerpo”. Los diccionarios especializados dan como sinónimos los verbos ‘frezar’ y ‘tullir’, el primero, por su significado de “evacuar los excrementos los animales”; el segundo, por el de “evacuar sus excrementos las aves”. Algo se aprende todos los días. ***

Y hay palabras que algunos, desconocedores de su significado y sin consultar el diccionario, ‘lanzan’ al aire, otros las aparan, las siguen usando y las consagran en detrimento del lenguaje. En apuntaciones anteriores hablé de ‘tramitar’, hoy, de ‘narrativa’, sustantivo al que ya me había referido y del que abusan de tal manera, que cualquier definición le sería apropiada. El columnista Hernán Alberto Bedoya escribió: “…una ciudad con una fortaleza cultural y política que construyeron narrativas mundiales constantes…” (LA PATRIA, 20/5/2021). ¿Maneras de actuar? ¡Hum! ‘Narrativa’ es el “género literario constituido por la novela, la novela corta  y el cuento”. Nada más.

[email protected]