13 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un gobierno mediocre

13 de mayo de 2021
Por Miguel Ángel Hoyos Zuluaga
Por Miguel Ángel Hoyos Zuluaga
13 de mayo de 2021

La indignación de un país entero, es por motivos de peso y no por hacer un paro para desfilar en las calles de la ciudad. Esto tiene más de fondo que de forma. Un presidente que tiene un discurso en campaña y otro ejerciendo, solo tiene una razón provocando desestabilizar el país y no escuchar a los colombianos de bien su protesta ante absurda decisión. Algunos especialistas económicos dicen que es la única forma de generar recursos a través de reformas tributarias para fortalecer la erradicación de la pobreza por medio de la redefinición de la regla fiscal. Por algo será que el gasto social se empezó a incrementar desde 1991 y desde el 2000 estamos con las reformas en este país. Lo que causa curiosidad es que en esas reformas ayudan a los de la alta alcurnia y son otros los que lo subsidian.

Para tener en claro los últimos 20 años han desangrado al pais, sin ninguna contemplación los gobiernos “de la mano firme y el corazón Grande “, el slogan que según dicen son los de la “Moral”, a los colombianos nos cogieron como conejillos de indias para experimentar con nosotros cualquier invento económico para inyectarnos más impuestos.

Es increíble que el Gobierno de Duque sea una partitura de libretos y de generar miedos. Él y su partido político no tiene otra herramienta que esa, solo para estimular más la ideología de que los problemas de hoy son el vandalismo y el petrismo o un fantasma de la izquierda que hasta el día de hoy no es más que eso, un fantasma.

El paro nacional es el clamor de todas las instituciones de un estado de derecho, exigiendo sus derechos que son de obligación estatal, de parte de un mandato sea cual fuere. Pero el de hoy es un personaje encarnado en una marioneta, no tiene autonomía en su gestión como presidente, se nota que sus asesores no son los mas experimentados en este tipo de coyunturas, solo les sirve para mantener una terquedad mezclada con soberbia.

Si el problema es de dinero, porque no le quita a los que mas tienen y no sacrificando al ciudadano de a pie. Lo que más da indignación de un Gobierno es la forma de manipular la información cuando quieren obtener algo, es aberrante la imposición, Tan es así que deciden condecorar a los de la OCDE el presidente Duque y Marha Lucia Ramírez, como burlándose y provocando a los manifestantes. No olvidemos otra perla de este presidente, lo que sucedió en agosto del 2020 en Samaniego Nariño en una matanza que hubo en vez de sentir dolor de lo ocurrido, era empuñando su mano como si fuera una figura de Hollywood, todo para el es un escenario de circo y de actos lúdicos.

La mediocridad de Duque es seguir sosteniendo esa antorcha de su benefactor, fue un error craso que le esta pasando factura en su mal gobierno. Son evidentes sus equivocaciones ante el ministerio de Hacienda y también el ministerio de defensa, no cabe duda de que esas dos carteras estuvieron ocupadas por personajes sugeridos por ese gran hombre al que el señor presidente le rinde culto, gracias a esos ministerios la frialdad, los ríos de sangre siguen contribuyendo en estos tiempos.

Tanto la violencia económica como la violencia rural es de verdad una preocupación de país. Por eso mismo la corrupción sigue ganando y la gente del común dándole de que comer a las altas esferas.

Nosotros tenemos la obligación de reconocer nuestro destino, no hemos sido capaces de elegir a un verdadero estadista, seguimos votando para que nos roben.