14 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Por el derecho a la protesta en paz

Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
4 de mayo de 2021
Por Julián Andrés García Cortés
Por Julián Andrés García Cortés
Estudiante Doctoral. Magíster en desarrollo y planificación. Politólogo. Profesor universitario y consultor en políticas públicas. Interesado en educar para la política. Concejal de Manizales.
4 de mayo de 2021

El día de ayer, 03 de mayo de 2021 se dieron a conocer por diferentes Redes Sociales imágenes que demuestran el nivel de degradamiento del uso de la fuerza por parte del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía Nacional en el municipio de Manizales.

Frente a una movilización ciudadana válida, justificada, necesaria y especialmente pacífica, la Fuerza Pública ha exhibido un desproporcionado uso de la fuerza que desconoce de manera flagrante los Derechos Fundamentales a la Protesta, la Dignidad Humana, la Integridad Personal e incluso la Vida, que debe ser el valor supremo.

Imágenes dantescas le dan la vuelta al país, en las cuales un bus repleto de personas de diferentes edades es impactado por un cilindro de gas lacrimógeno que pone en riesgo la vida de todos los ocupantes del bus, en la que insistimos, era una manifestación pacífica y cultural.

Aunado a lo anterior, las retenciones arbitrarias de manifestantes, defensores y defensoras de Derechos Humanos, y transeúntes desprevenidos, las golpizas que se han evidenciado por la ciudadanía a través de las Redes Sociales, y otras tantas trasgresiones al Derecho Internacional Humanitario y a los Derechos Humanos son la punta del iceberg de una situación que va mucho más allá de la grave situación de orden público, que tenía que ser mejor conjurada por nuestros mandatarios y velar por el cuidado de la Democracia, la Dignidad Humana y el Estado Social de Derecho.

Esta arremetida desproporcionada de las Fuerzas Armadas contra los ciudadanos, no es otra cosa que los ciernes de una forma de gobierno que se ve amenazada por una ciudadanía empoderada y hastiada de la manipulación, la corrupción y los abusos sistemáticos de unos gobernantes indolentes y desconectados de la sociedad, que ante los legítimos reclamos ciudadanos, en vez de promover el diálogo y la reconciliación, enardecen los ánimos de las personas que inermes contemplan como quienes juraron defenderlos, empuñan sus armas contra los más vulnerables, causando, en muchos casos daños irreparables que llegan incluso a la muerte.

No es aceptable que una ciudad caracterizada por su civismo, su tranquilidad y respeto, las personas se vean sumidas en situaciones como estas, y desde esta representación, no estamos dispuestos a guardar un silencio cómplice ante tantos y tantos atropellos.

¡No más abuso de autoridad!

¡No más uso desproporcionado de la fuerza!

¡No más violencia Estatal!

 

[email protected]

@JulianElpolit