16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Movilizaciones tendrían menor riesgo de contagio por COVID-19

19 de mayo de 2021
19 de mayo de 2021
Los jóvenes siguen sintiéndose menos vulnerables ante el virus. Foto: Brandon Pinto (trabajo Propio)

“Con el uso de mascarillas y un distanciamiento social adecuado en medio de las protestas que hoy se viven en el país, el riesgo de contagio por COVID-19 sería relativamente bajo en comparación con los lugares concurridos y el transporte público, donde las interacciones favorecen la transmisión del virus”.

Así lo asegura el doctor Jorge Cortés, médico infectólogo y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), aunque aclara que ese escenario ideal en medio de una manifestación ocurre con poca frecuencia, pues las personas, especialmente los jóvenes, siguen sintiéndose menos vulnerables ante el virus.

“Pese a que su contagio no tiene un impacto altamente significativo en el sistema de salud, debido a la poca incidencia de casos para esta población que en su mayoría no serían hospitalizados, sí tendría un impacto en la disipación de la pandemia, que puede llegar a ser bastante importante”, subraya.

Considera además que uno de los principales impactos que se pueden ver a corto plazo sería la aún más baja disponibilidad de camas en las unidades de cuidado intensivo (UCI), que hoy se encuentra entre el 90 y 95 % de ocupación en la mayoría de los departamentos del país.

“No sabemos hasta cuándo vaya esta ola pandémica, ya llevamos dos o tres semanas en las que estamos con un número importante de casos diarios en todas las regiones del país, y en Bogotá se ha mantenido entre los 4.000 y 5.000 casos de forma intermitente durante las últimas semanas”, sostiene.

Cuarta ola de contagios, realidad incierta

Según el especialista, aunque se ha hablado de una cuarta ola de contagios, aún no se tienen datos e información suficientes para determinarlo.

Explica además que “lo que se ha observó hace 100 años con la pandemia de influenza es el hecho de que los virus que inicialmente crearon la pandemia se vuelven endémicos, es decir que el número de casos es más bajo, pero eso dependerá de cuántas personas susceptibles existan, es decir cuántas siguen sin vacunarse y que seguirán en riesgo hasta entonces”.

Esto también dependerá de las variantes circulantes del virus en el país y si tendrán o no un efecto negativo ante la vacunación, lo que haría que el número de infectados sea mayor y no menor, como se espera en el mejor de los casos.

Otro factor a tener en cuenta para determinar un cuarto pico son los periodos de lluvia, cuando siempre circulan otros virus respiratorios, que igualmente dependerá del nivel de protección que conserven las personas.

“Tenemos muy pocos datos para tener certeza de lo que pasará, nos falta más información con lo que ocurre en el resto del mundo, advierte el especialista de la UNAL”, señala el doctor Cortés.

Al respecto, recuerda que “por ejemplo en países donde la vacunación ha sido más exitosa se observa la disminución importante de la circulación del virus, como ocurrió en Israel, aunque allí la proporción de personas vacunadas es muy alta frente a lo que pasa en Estados Unidos, donde se ha vacunado cerca del 50 % de la población, pero el número de personas que decide vacunarse sigue siendo cada vez más bajo y no es claro cuál será el alcance de la inmunización en este país”.

La mayoría de los estudios sugieren que medidas como las cuarentenas son efectivas para disminuir el número de contagios porque limitan el número de contactos que tienen las personas, aunque la medición de su efectividad es compleja.

Sin embargo, el profesor Cortés señala que en este momento la decisión de abrir colegios y universidades en Bogotá puede ser crítica y contraproducente, pues se estimula la movilidad de personas en medio de un pico alto en la pandemia.

Agencia de Noticias UN – Unimedios