18 de junio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La pandemia sigue sin techo en Colombia en mitad de una de sus peores crisis

14 de mayo de 2021
14 de mayo de 2021

Bogotá, 15 may (EFE).- Mientras Colombia atraviesa una de sus peores crisis sociales y políticas por las protestas, las muertes por coronavirus rozan las 80.000 y el país no consigue superar la tercera ola de la pandemia, que mantiene el sistema hospitalario colapsado en varias ciudades del país.

Colombia agregó el jueves 19.160 casos y 499 muertes, con lo que cuenta con 3.067.879 contagios y 79.760 muertos en uno de los momentos más críticos de la emergencia sanitaria por la alta ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI), a las que cada vez llegan pacientes más graves.

Los expertos advierten que esta ola podría no tener límite porque después de más de un año de pandemia encerrar a las personas en una cuarentena estricta es imposible y porque el país debería por lo menos estar aplicando en promedio 300.000 dosis de vacunas al día, pero no llega a las 200.000.

«Este pico no tiene techo, puede subir lo que sea. No tenemos predictibilidad, realmente no creo que el pico vaya a bajar mientras la gente esté en la calle, más con las protestas», advirtió en una entrevista con Efe el infectólogo Carlos Torres Martínez.

A su juicio, el Plan Nacional de Vacunación, con el que se han administrado 7.044.644 dosis de la vacunas, avanza de forma muy lenta «a un grado extremo», de manera que «mientras no tengamos protección vamos a tener un pico extendido que puede durar meses».

«En este (pico) llevamos desde abril con 500 muertos al día y seguiremos así o aumentará incluso más mientras no haya los cuidados propios de cada persona, no depender de que nos encierren, y si no hay vacunación es la tormenta perfecta para que el pico continúe», agregó.

GRAVEDAD EN PACIENTES JÓVENES

La situación más crítica la enfrenta Bogotá, que continúa en alerta roja hospitalaria y el jueves sumó 7.742 contagios y 131 fallecidos, el segundo reporte diario más alto de casos y víctimas mortales desde que comenzó la pandemia, mientras la ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI) pasó del 94 %.

Cientos de pacientes en la capital colombiana, la región más afectada por la pandemia con 852.988 infecciones, esperan la asignación de una cama UCI, lo que cada vez es más difícil porque los pacientes jóvenes permanecen más tiempo internados.

«Estamos es una situación en la cual el crecimiento del contagio ha sido absolutamente importante. Tenemos una particularidad y es que se está afectando población más joven, que tiende a durar más días en UCI y eso hace la diferencia con los picos pasados», alertó por su parte el ministro de Salud, Fernando Ruiz.

Esta condición se debe, según Torres, a la migración normal del virus, dado que hay cierto nivel de vacunación en las personas mayores que al estar protegidas se infectan menos o se enferman en menor gravedad, y porque gran parte de la población de adultos mayores ya se han contagiado y tiene una inmunidad, así sea parcial.

«Por eso se ve personas más jóvenes cada vez más infectadas y en cuidados intensivos y más graves por eso. Además, las personas jóvenes con frecuencia tiende a sentirse inmune ante el coronavirus y son bastante irresponsables en sus actividades del día a día», aseguró el infectólogo.

CONTAGIO DE LA ALCALDESA DE BOGOTÁ

Un día después de afirmar con desespero que ya no sabe qué «más decir, advertir, rogar, suplicar» por la grave situación sanitaria en la ciudad, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, informó este viernes que dio positivo en una prueba PCR de coronavirus, aunque se encuentra con síntomas leves y permanecerá en reposo por recomendación médica.

La mandataria local hizo una petición urgente «al Gobierno nacional y al Comité de Paro a que sin más dilaciones establezcan una mesa de concertación nacional», necesaria para «pasar a la construcción de confianza, a una reglas claras, a un método claro de concertación social y económica».

Desde hace dos semanas, cuando las centrales obreras y sindicatos convocaron las manifestaciones, expertos en salud advirtieron que las aglomeraciones en las calles, a las que han asistido centenares de miles de personas, coincidirían con el momento más crítico de la tercera ola de la pandemia, que solo en abril dejó en el país más de 10.000 muertes.

Sin embargo, y pese a las altas cifras que reportan otras regiones como Antioquia, Atlántico y Valle del Cauca (epicentro de las movilizaciones), las protestas siguen congregando diariamente a miles de personas, muchas de las cuales no cumplen con las medidas de bioseguridad como el uso de mascarilla ni el distanciamiento físico.

RIESGO POR AGLOMERACIONES

El ministro de salud advirtió que los efectos de las multitudinarias manifestaciones contra las políticas del gobierno del Gobierno del presidente Iván Duque ya se están reflejando en las cifras diarias.

«Lo que está por verse es el efecto que se puede dar cuando la gente joven en las calles regresa a sus hogares y se generan contagios», señaló sobre la crisis.

Sin embargo, el infectólogo Torres aclara que el aumento de contagios y muertos no debe explicarse únicamente desde las concentraciones en las calles, pues el país entró en la tercera ola de la pandemia en abril y hay variantes de mayor transmisibilidad del virus circulando en el país.

«La utilidad de las restricciones (como toques de queda y ley seca) es mucho menor cuando la gente está en la calle y en aglomeraciones, pero no hay que echarle solo la culpa a la gente que está protestando. Desde antes los números iban subiendo y están subiendo porque las restricciones son imposibles de cumplir socialmente porque hay una fatiga de la sociedad para quedarse encerrada», sostuvo. EFE