14 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Por Cristina Londoño El día internacional del trabajo y las brechas de la empleabilidad.

1 de mayo de 2021
1 de mayo de 2021

Habiendo surgido de un congreso obrero celebrado en París, tres años después de la ocurrencia de una tragedia en la ciudad de Chicago, se institucionaliza a partir de 1889 el 01 de mayo como una fecha al servicio de las luchas de reivindicación de los trabajadores.

En el transcurso de todos estos años ha sido tradición que se conmemore con un día feriado los progresos de las condiciones laborales y que se denuncien las brechas que alejan a los trabajadores de la dignidad laboral. Esta fecha está presente en el calendario de días feriados de la mayoría de los países del mundo, a excepción de algunos de origen anglosajón, tales como Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el día internacional de los trabajadores es un momento de reflexión sobre las posibilidades que la economía ofrece a la empleabilidad y que está para promocionar los pasos que se adelantan hacía el empleo decente.

Los reclamos reconocidos por la OIT que se han identificado para América Latina y que pueden ser elevados por parte de los trabajadores del estado colombiano, al coincidir con los de la región, son las grandes brechas en las oportunidades para el empleo que sufre la población juvenil, el sector rural y con mayor gravedad que representa para las mujeres, quienes son la población que se ve más afectada por la multicaracterización de estos criterios.

Según los reportes del mercado laboral más recientes del DANE se registra un incrementó preocupante en el indicador de desempleo juvenil, al ubicarse éste en 23,5%, ya que se entiende como jóvenes a las personas habilitadas por la Ley para trabajar y que tienen una edad no superior a los 28 años. Este indicador es más gravoso para las mujeres jóvenes debido a que desde el año pasado no se logra disminuir su tasa de desempleo de un 25%, llevando a la preocupante conclusión que una cuarta parte de las mujeres jóvenes en Colombia no tienen acceso a las oportunidades de empleabilidad.

En cuanto al empleo rural, con un dato porcentual contrario al desempleo y que indica los niveles de empleabilidad, se identifican escenarios más críticos para todas las mujeres de estas zonas sin distinción de su edad, pues se registra que la ocupación general de la mujer rural es inferior al 30%.

En cuanto a las garantías de protección social de este grupo poblacional, se encuentra que el 85,3% de las mujeres rurales no cotizan a un fondo de pensiones, implicando con ello que no cuentan con un esquema de protección de la vejez, asunto que ha sido eje principal de las garantías mínimas que durante más de un siglo se han mantenido en el centro de las luchas de reivindicación y año a año los trabajadores conmemoran en los escenarios mundiales del primero de mayo.

Un aspecto que se ha identificado de manera más reciente, pero por ello no menos relevante para las demandas asociadas al día internacional de los trabajadores, es la participación inequitativa en el empleo rural por parte de las mujeres que deben consagrarse a las labores de cuidado. La población femenina en este sector son las que se dedican a las tareas domésticas no remuneradas, debido a las características asociadas a las condiciones de vida en la ruralidad y que conducen a que del total de la población femenina rural, el 93% de ellas no pueden acceder a un ingreso digno que les permita aspirar a su autonomía e independencia económica, sumado a lo evidente y es que las mantiene alejadas del valor principal de la igualdad.

Visto este panorama, todos nosotros como actores de la economía y participes del dialogo tripartito que la OIT tanto aplaude, por una parte, el estado con sus instituciones, y por otra la suma de los empresarios que con gran sacrificio desarrollan sus actividades productivas generando empleo y todos los individuos que ofrecemos nuestro plus producto, podemos conmemorar el día internacional del trabajo participando de la reflexión sobre estas preocupantes brechas en la empleabilidad.