5 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Edificios verdes: SGS y Camacol apuestan por construcciones sostenibles

4 de mayo de 2021
4 de mayo de 2021

Crédito: Red Medios Digital

Hoy uno de los aspectos que tiene un valor especial en los diferentes escenarios de la vida es el compromiso con la preservación del medio ambiente. Por ejemplo, en el sector de la construcción se vienen desarrollando una serie de iniciativas y proyectos que dan cuenta del compromiso tangible del ser humano con el ecosistema.

Este es el caso del sistema de certificación de construcción verde para los mercados emergentes, conocido como EDGE por sus siglas en inglés. El vicepresidente técnico de Camacol (Cámara Colombiana de la Construcción), Edwin Chiriví, explicó que EDGE “es un esfuerzo interinstitucional muy interesante que busca promover la construcción de edificios que cumplan con criterios de sostenibilidad ambiental”.

Además, precisó que EDGE es una certificación que consta de tres elementos. Inicialmente cuenta con una plataforma donde los desarrolladores de los proyectos pueden modelar y evaluar el impacto ambiental que van a generar sus construcciones. En un segundo momento, tiene un estándar de ahorro en energía, agua y energía embebida en los materiales. Y en tercer lugar está la certificación, que acredita al desarrollador que construya bajo los parámetros establecidos, para ser certificado, la cual se otorga en la fase de diseño y final, una vez el proyecto está construido.

Este sistema se ha convertido en una solución para los desarrolladores inmobiliarios que planean construir con altos estándares de sostenibilidad. La plataforma busca evaluar las medidas activas y pasivas que se incorporan en el diseño y la construcción de un proyecto, así lo expuso el vicepresidente técnico de Camacol, Edwin Chirivi.

Por un lado, las medidas pasivas hacen referencia al diseño, la forma de implantación en el terreno y la relación entre espacios y condiciones que se adapten a las disposiciones bioclimáticas.

Por otro lado, las medidas activas están relacionadas con los elementos que se pueden involucrar en los proyectos, y que a través de su uso u operación permiten tener un ahorro energético y mayor grado de eficiencia en la utilización de recursos.

Sinergias por el ambiente

“Para nosotros el trabajo con SGS ha sido fundamental, siempre hemos contado no solo con un aliado técnico sino con un brazo amigo en muchos de los frentes de trabajo que ha sido poner en marcha la certificación en el país”.

En el ecosistema de certificación existen cinco grandes actores: Camacol (Cámara Colombiana de la Construcción) se encarga de promover la certificación; los desarrolladores o constructores se postulan para ser certificados, el proceso de auditoría es liderado por la multinacional SGS, el concepto del auditor es avalado por Sintali y las entidades financieras que otorgan beneficios financieros a los desarrolladores y a los compradores de viviendas certificadas.

Cabe destacar que EGDE, es reconocido en más de 140 países por ofrecer un sistema de certificación de edificios ecológicos que evalúa el impacto económico y ambiental de los diseños de edificios y determina la eficiencia energética y ahorro de agua de las edificaciones.

Uno de los factores que ha impulsado las prácticas ecológicas en el sector de la construcción es el hecho de que muchos ciudadanos han emigrado del campo a las ciudades; el 75 % de la población de Colombia vive ahora en centros urbanos, que se esfuerzan por satisfacer la demanda de su creciente población.

En consecuencia, una de las alternativas más efectivas para establecer sanos modelos de desarrollo, es basar los proyectos de construcción en modelos sostenibles.

Una solución sostenible para todos los sectores

Entre las edificaciones que pueden adquirir esta certificación están las construcciones de vivienda, hotelería, oficinas, hospitales, comercio, industrias ligeras y educación.

El servicio tiene múltiples oportunidades y beneficios como la posibilidad de tener un estilo de vida más confortable, la valorización de la construcción, y la reducción en el costo de servicios públicos (agua y luz).

Además, el vicepresidente técnico de Camacol explicó que esta certificación representa un beneficio reputacional para las compañías que lo adquieran. “Todas las compañías que estén orientadas a contribuir con el medio ambiente y que tengan entre sus pilares de gestión la sostenibilidad, esta certificación se adapta muy bien a esas expectativas”, precisó.

Finalmente, otro aspecto que destaca al momento de pensar en las ventajas competitivas que trae esta certificación para los constructores, están las oportunidades de comercialización en comparación con un proyecto estándar: “usualmente los proyectos que están certificados con construcción sostenible tienen una mayor velocidad en las ventas de vivienda. Hoy en día los compradores de vivienda tienen preferencias absolutamente reveladas sobre la necesidad de invertir en proyectos sostenibles”, puntualizó el vicepresidente.