16 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Después de la tempestad…

23 de mayo de 2021
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
23 de mayo de 2021

…Que venga la calma y con ella las soluciones. El detonante de la tempestad que estamos viviendo a raíz de las múltiples manifestaciones de inconformidad lideradas por grupos juveniles, Fecode y Centrales obreras fue la presentación de una reforma tributaria con el fin de superar el déficit fiscal.

De la mano de uno de los analistas serios como Diego Dorado, digamos que en Colombia se ha realizado más de cincuenta reformas tributarias en poco más de un siglo.  El 92% del gasto presupuestal colombiano es fijo, mientras que los ingresos no lo son. Hablemos en este último caso de la evasión, que es pan de cada día en nuestro país.  Ahora bien, si hablamos de la inflexibilidad e incremento acelerado del gasto, reducirlo debe ser uno de los factores más importantes para subsanar el déficit fiscal y no tanto el aumento de los impuestos.

Resulta, sin embargo que al hablar del gasto público nos referimos a los gastos de funcionamiento, servicios de la deuda y los gastos de inversión. Y cuando se le pone la lupa a las cifras que tienen que  ver con inversión, se puede constatar que a la altura de 1991, el gasto de inversión representaba el 60% del total del gasto de funcionamiento, para llegar en la actualidad apenas a un 25%. Es decir, cada vez más hay mayor gasto en salarios y transferencias y menos en inversión.

Una de las tantas razones por las cuales hay cada vez más menos prepuesto para inversión tiene que ver con la corrupción que se maneja en las transferencias de la nación, en materia vial, de salud y educación. Los informes de la Contraloría sobre los elefantes blancos en materia de construcción, son desalentadores.

Pero si decimos que la carga tributaria debería volcarse sobre la industria, hay que tener en cuenta que el 94.1% de las empresas del país son microempresas y resulta que al hablar de tributación, de acuerdo con el Banco Mundial, el promedio de impuestos a nivel mundial es de 40.5%, en Suramérica 53.7% y en Colombia, el 71.%.

Revisemos entonces el gasto que destina para la guerra, los altísimos costos de un Congreso y unas Cortes que gozan de enormes privilegios, mientras la juventud accede a la educación con unas enormes dificultades y con unas ofertas de empleo cada vez más reducidas.

El es momento de la reconciliación y de construir equidad.