26 de julio de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Consecuencias del desgobierno.

19 de mayo de 2021
Por Alejandro Loaiza Salazar
Por Alejandro Loaiza Salazar
19 de mayo de 2021

Desde la época del gobierno de Andrés Pastrana la imagen de nuestro país en el contexto global no se presentaba tan golpeada como la que hoy tenemos.

Al expresidente Pastrana se le critico muchísimo durante su gobierno por los viajes internacionales y su “poca” presencia en el país, fueron muchas las caricaturas que mostraban  un presidente viajero y distante del Estado que tenía que dirigir, sin embargo, la política internacional de ese gobierno, resultaría altamente eficaz para contener la ventaja diplomática que las guerrillas, particularmente las FARC habían adelantado en países europeos, donde el apoyo social a los grupos subversivos era mayúsculo.

Pastrana recibió un estado que algunos analistas calificaban como fallido, la imagen de Colombia era la de un campo de guerra, con pésimo manejo de las relaciones internacionales, aunado al escándalo del expresidente Samper por presunta entrada de dineros del narcotráfico a su campaña.

Lo de Pastrana fue fundamental, no solo para desmitificar a las FARC y al ELN como adalides de la justicia en Europa, sino para conseguir un increíble apoyo financiero y militar para diezmar a las guerrillas en el posterior gobierno de Uribe.

Der allí en adelante, la imagen de Colombia tuvo enorme mejoría, inclusive se logró atraer inversión extranjera difícilmente imaginada en años anteriores, y se logró ver un futuro como nación, futuro que por momentos parecía perderse.

Hoy los titulares de la prensa internacional se concentran en dos hechos. El primero: el histórico y denso conflicto en la Franja de Gaza entre el Estado de Israel y grupos armados palestinos que tratan de reivindicar su posesión sobre un territorio disputado; el segundo: Las protestas en Colombia y los excesos de la fuerza pública para contener a los manifestantes.

Como si regresáramos 20 años atrás, somos objeto nuevamente de reproche por parte de la comunidad internacional, un gobierno absolutamente desprestigiado, que no parece aun entender la gravedad de lo que ocurre.

Esperar que en una manifestación no haya excesos es esperar lo imposible, algunas de ellas están permeadas por la delincuencia, por la adrenalina de la juventud, pero suponer que la fuerza policial y anti disturbios, entrenada para ello, con una enorme inversión financiera en su dotación y capacitación, actué como lo han demostrado centenares de videos es no solo absurdo, sino delirante. Pensar que pudieron violar, desaparecer, torturar a cientos de jóvenes que reclaman legítimamente sus derechos, es propio de una tiranía.

El daño institucional, económico y social que está dejando la ausencia de gobierno, de liderazgo por parte de Duque, es incalculable.

Por Dios, alguien que le diga a Duque que en este punto se necesita abrir diferentes, distintos canales de diálogos con la sociedad, los tradicionales están demostrando que no funcionan, y el desmedido uso de la fuerza policial está dilapidando la imagen de Colombia en el mundo, pero más grave aún, socavando la confianza institucional de los colombianos

Hoy Chile está eligiendo a quienes integraran la asamblea constituyente para redactar un nuevo texto constitucional, producto de los reclamos escuchados en las protestas del 2019. Rompieron con ello los tradicionales canales de dialogo y calmaron las manifestaciones aparentemente incontrolables. Aun así recibió Piñera, el presidente Chileno, una comunicación de parte de la Corte Penal Internacional al abrir ella investigación frente a los excesos de la fuerza pública para contener las manifestaciones.

Siempre la academia, los economistas utilizaban a Chile como referente, como un caso positivo de estudio, hoy Chile es una máquina del tiempo para Colombia, y estamos corriendo los mismos pasos.

 

Twitter: @AlejandroLSFD