20 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Antes y después: cómo el internet cambió el emprendimiento

27 de mayo de 2021
27 de mayo de 2021

Por Arturo Lee

Es difícil recordar los días en los que no teníamos la posibilidad de conectarnos a Internet para buscar la floristería más cercana o para inspirarnos en Instagram con nuestro pastelero favorito. Internet ha cambiado por completo la forma en que las empresas nacen, crecen y se posicionan y, a su vez, ha transformado el comportamiento del consumidor. Este antes y después es muy importante para entender cómo el espíritu empresarial ha evolucionado y se ha transformado en la industria que conocemos hoy.

El espíritu empresarial ha sido durante mucho tiempo parte de la cultura de Colombia. Según el censo económico realizado por el DANE en 1990, existían 1,001,398 MiPymes en el país. Hoy la cifra llega a 2.540.953 MiPymes, que representan el 90% de las empresas del país, según un informe de Colombia Fintech.

Este aumento va de la mano del crecimiento de Internet y su facilidad de uso a la hora de ampliar el alcance de las microempresas. Por ejemplo, pasar de tener una tienda local a convertirse en un negocio en línea nacional e incluso internacional, ha ayudado a las pequeñas empresas a mantenerse activas, conectadas con sus clientes y a crecer. En el marco del Día del Internet, conversamos con Arturo Lee, vicepresidente de GoDaddy para América Latina, quien lleva más de 20 años trabajando en las industrias de internet y tecnología, sobre el antes y después del impacto de internet en el emprendimiento.

Antes del Internet 

Según Lee, la vida de un emprendedor antes de internet era mucho más local, se abrían negocios en zonas especializadas que ofrecían un producto, como el 12 de Octubre en Bogotá, una zona tradicionalmente conocida por la venta de muebles. Tener su tienda en esta ubicación les permitía atraer a más compradores y les daba a los consumidores la certeza de saber dónde encontrar siempre un determinado producto o servicio. Durante este tiempo, las empresas se basaron casi por completo en la voz a voz o en pequeños anuncios en los periódicos locales. Y los clientes tendían a vivir en la misma cuadra o en un área cercana.

“Hace algunas décadas, la experiencia del comprador estaba en las revistas de productos. Muchas empresas enviaban sus catálogos por correo y permitían a los clientes realizar sus pedidos en persona y por teléfono. De vez en cuando tenían un vendedor que visitaba determinadas zonas de las ciudades con una serie de productos y realizaba la venta puerta a puerta «, explica Arturo.

Después del Internet 

Con la llegada de Internet, las reglas del juego evolucionaron y rápidamente se instaló una nueva generación de emprendedores digitales. Ahora que más personas pasaban su tiempo en línea, la creación de un sitio web para una empresa aumentó su visibilidad y abrió nuevos mercados. Nacieron plataformas con nuevos servicios como Facebook, Netflix, Google y muchos más. Con esta ola de creatividad digital, se abrió la puerta a un sinfín de posibilidades. Y términos como «Startup» empezaron a tener un nuevo significado porque cualquiera que tuviera una idea podía empezar y compartir sus ideas en todo el mundo.

“Cuando el Internet se hizo más accesible y la información estaba disponible, los sitios web se convirtieron en la forma en la que todos podían reclamar una parte de los bienes raíces del Internet para sí mismos. Y a medida que las nuevas generaciones comenzaron a interactuar en los medios digitales, los emprendedores primerizos tuvieron acceso a una red global para darse a conocer con los sitios web como sus mayores aliados para lograrlo”, destaca Arturo.

Poco a poco, las redes sociales y el correo electrónico comenzaron a modificar las conversaciones de las personas y sus conexiones. Luego, con el posicionamiento de los Marketplaces y la evolución de herramientas y plataformas digitales, el comercio electrónico inició un nuevo cambio en el comportamiento del consumidor. Hoy en día, un consumidor espera poder realizar su compra en línea de manera fácil, rápida y eficiente. Afortunadamente, los emprendedores pueden dar rienda suelta a sus capacidades comerciales digitales aprovechando herramientas y plataformas fáciles de usar, que no requieren tener un conjunto de habilidades técnicas.

Después de tantas décadas se puede decir que internet ha marcado generaciones. Los Millennials y Centennials, por ejemplo, se mueven con facilidad en Internet, lo que creó el cambio en el comportamiento del consumidor y las necesidades de las pequeñas empresas para mantenerse al día. Este antes y después también ha cambiado la economía y la forma en que se desarrollan y gestionan las empresas. Hoy en día, tener un sitio web comercial, correo profesional, conectarse con los clientes en las redes sociales y realizar marketing digital, además de ofrecer la opción de compra en línea, se han convertido en la base del crecimiento de cualquier emprendedor.