18 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Políticos honestos, con proyectos productivos

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
22 de abril de 2021
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
22 de abril de 2021

Comunidad y Desarrollo

Lamentablemente para encontrarlos toca buscarlos con lupa, entre las muchedumbres de aspirantes, que sin ningún respeto por la democracia, se creen los redentores de las dificultades comunitarias.

Político o aspirante a cargo por elección  popular, que no conozca las fortalezas y debilidades de la región y de sus gentes, por las cuales se va hacer elegir, está llamado al fracaso, puesto que de ese conocimiento de causa, depende la estructuración de los programa de gobierno o legislativo.

El peor desprestigio para los partidos y movimientos políticos, es avalar candidatos hablantinosos y con problemas con la justicia; desafortunadamente no existe ninguna norma clara que lo impida, puesto que, el Aval es tan “sagrado” que va atado a la estructura misma de los partidos y movimientos políticos que los expiden.

Por eso, si queremos que los avales sean norma de garantía, para que los elegidos cumplan con los proyectos productivos a que se comprometieron, toca empezar por vincularlos a los partidos y movimientos políticos.

En Colombia, cambiar de partido para conseguir un aval, no tiene ningún problema, así el candidatos sea de la extrema izquierda, habrá una bondadosa mano protectora de la derecha, que por unos cuántos millones se lo expedirá.

Lamentablemente, en nuestra amada Colombia, este tipo de espécimen, pululan en épocas electorales, puesto que la expedición de avales se ha demeritado  tanto en nuestra democracia, que cualquier individuo, con unos cuantos millones en su bolsillo, soborna la majestad de la justicia electoral.

El cumplimiento y desarrollo de los proyecto productivos propuestos por los candidatos a elección popular, deben convertirse en norma de ley y de obligatorio cumplimiento; para en caso de no cumplirlos en determinado tiempo del período ejecutivo o legislativo, que venga la sanción con revocatoria,  del mandato, sin necesidad de convocar a elecciones.

Es un verdadero fiasco escuchar a ciertos políticos, exponiendo sus “ideas” en las plazas públicas y en reuniones privadas, dan ganas de sentarnos a llorar; llevan en su manual electoral toda una agenda de engaños y de  mentiras.

Proyecto político que no esté concertado por las comunidades, no debe ser tomado en cuenta, como requisito para expedir los avales de los aspirantes a cargos por elección popular.

Una de las funciones que debe cumplir el Concejo Nacional Electoral, es precisamente, velar, porque los aspirantes a cargos por elección popular y corporaciones legislativas, tengan un proyecto productivo, – con posibilidades de desarrollo-,  aprobado y reconocido por los partidos o movimientos políticos, a través de los cuales reciben el aval para hacerse elegir.

Me perdonarán los aspirantes ilusos a cargos de elección popular del 2022, mi franqueza, pero, es que a nuestra democracia hay que depurarla de politiqueros: charlatanes y corruptos, que lo único que hacen es causar daños y traumatizar al desarrollo de las regiones y sus gentes.

[email protected] .