14 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Hartazgo colectivo.

11 de abril de 2021

Por Esteban Jaramillo Osorio.

Impertinente, hablar de fútbol.

Así la copa Libertadores siga su camino, con las trabas de la pandemia; se prepare, con freno de mano, la copa América, o ingrese en los tramos de cierre el torneo local, en medio de polémicas.

La prelación es otra.

Estamos mamados de encierros, confundidos entre impaciencia o cautela, abrumados con noticias contradictorias que crean esperanza o pánico, con el único aliciente de que es mejor prevenir que curar.

Si me descuido soy un hombre muerto.

Nos cuesta mucho jugar al espacio reducido, entre cuatro paredes que traen desasosiego, por los silencios, la soledad, la desconexión física y la ausencia de sentimientos… La lejanía trae olvido.

Malditos confinamientos.

En el futbol el escándalo acude a escena, fuera de los estadios, por la ausencia de juego limpio.

A punto del pequeño torneo de cierre, a la espera de los clasificados, los hinchas complicados con el descenso se muerden los labios y señalan culpables, con acusaciones sobre inequidad, conspiraciones, deslealtades.

Mientras se denuncia rebeldía frente a los protocolos de bioseguridad que poco se cumplen, con evidentes riesgos para los deportistas y sus familias.

Con el desconcierto y rechazo general, por la indisciplina del pueblo y la irresponsabilidad de los intocables que saltan filas, para vacunarse detrás de las cortinas, en desmedro de las gentes menos pudientes.

La basura de las influencias.

Por eso, en ocasiones, está fuera de lugar hablar de futbol.

Para la mayoría la vida es preferencia, por encima de que se muera un príncipe llamado Felipe, los futbolistas del América no quieran a su técnico, un hombre se ponga tetas, o una tal epa Colombia, subversiva en los valores, ocupe los primeros planos de la prensa.

Que mal andamos. EJO.