17 de mayo de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un Tsunami  con fuerza de  Mujer

21 de marzo de 2021
Por Celmira Toro Martínez
Por Celmira Toro Martínez
21 de marzo de 2021

Según la Registraduria Nacional del Estado Civil, a 25 de Febrero de 2021, hay 19.825.601 mujeres  habilitadas para ejercer el derecho a elegir en Colombia.

No se entiende cómo es que a pesar de tener en nuestras manos la oportunidad de cambiar el rumbo político de nuestro país, seguimos relegadas, alejadas, excluidas  y sometidas a unas condiciones de inequidad, injusticia y violación reiterada de nuestros derechos.

Si todas las mujeres  de este país tomáramos el puesto que nos corresponde, otras serían las condiciones de vida, otra la justicia, el trabajo, la dignidad de lo que somos y anhelamos. Si nos decidiéramos a desplegar unidas nuestra fuerza interior, nuestros dones, otro sería el futuro de nuestros hijos, de las generaciones que apenas se levantan. Si tomáramos conciencia de la importancia de nuestra misión: otras serían las circunstancias que estuviéramos viviendo.

Nos dejamos ganar la partida cuando aceptamos que el amor y el maltrato  puede ser  parte de una misma relación y ocultamos los moretones y heridas del maltrato con flores,  viajes, regalos; con placeres exóticos, con un falso arrepentímiento que solo es el inicio de un  nuevo atropello, y entonces,  volvemos a ser víctimas del abuso, de la violación, del feminicidio impune, de una revictimización que degrada y humilla.

Entregamos nuestros derechos, cuando entregamos el manejo de nuestra vida a quien nosIlusionó con bonitas palabras y falsas promesas; cuando nos creímos débiles y dependientes hasta el extremo de no reconocer nuestras aptitudes y competencias para sobrellevar, solas,  la misión  hermosa de responder por nuestros hijos, por nuestra casa. Cuando nos  dejamos comprar como muñecas de colección y nos dejamos deslumbrar por el poder, el dinero y la fama y en esta aventura permitimos  acciones indignas y degradantes  que terminaron en lo que hoy es la mujer y en las condiciones de vulnerabilidad  a las que está sometida.

Ahora cuando el país se apresta a una nueva campaña política, se necesita que las mujeres nos unamos como una fuerza mayoritaria: lejos de sectarismos, de odios, de  enfrentamientos y ataques denigrantes  para dar una lección de democracia, de buena ciudadanía en busca de restablecer la dignidad perdida, los recursos dilapidados y manoseados por corruptos atornillados en sus cargos, en el manejo del estado.

Colombia necesita mujeres decididas, firmes en su pensamiento, en su sentir, en su obrar.

Mujeres capaces de tomar los pedazos de esta patria  mancillada y atropellada por sus propios  dirigentes y políticos,  y  con manos de mujer, con visión de mujer, con corazón de mujer, empezar a unirlos hasta que entre todas podamos nuevamente parir una nueva patria, una nueva tierra:  más  digna,  mas  nuestra.

Una Colombia de honor que pueda ante  propios y extraños levantar su cabeza y ser ejemplo.

¿Que  pasaría si 19.825.601 mujeres   nos decidimos por cambiar los destinos de esta patria?

Sería algo asi como un tsunami  esperanzador que arrastraría con su fuerza  tanta corrupción, tanta indolencia y por fin tuviéramos el país que amamos, que  soñamos y merecemos.