17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Mi vida sin rostro.

27 de marzo de 2021

Por Esteban Jaramillo O.

Espero la vacuna, pero no bajo la guardia. Sigo en encierro, en severo confinamiento, sin necesidad de reglas desde el gobierno. El cubrebocas es básico en mi vestuario y vivo a 9-15.

Sé que conservo gusto y olfato y que hasta ahora gano el combate.

Poco me importa si cierran los bares y los cines y se cancelan las procesiones de semana santa. Aunque me atraen los estadios, no veo en ellos necesaria mi presencia.

Si James trota o corre. Si juega o no. Si Falcao hace un gol, si Borre se va Brasil, o si Fabra vuelve a cachetear a un compañero, marcando territorio en Boca Juniors.

Si la selección es fantasma. No se mueve, no juega. Si Nacional gana en la cancha y pierde en los juzgados, o si Junior, equipo rico, es inferior en la tabla de posiciones a otros con modestia en sus recursos.

Si gusta o no la nueva camiseta de Colombia. Los colores no ganan partidos. Si Guarín baja su excesivo peso, se lesiona y poco juega en Millonarios. Si Campaz, en Tolima entrena en las noches y no en el día; si Montero tapa, si Torres el técnico insulta desde la raya, o si a Duván Vergara, figura en los últimos títulos, lo transfiere el América.

Si a un árbitro cuestionado lo premian con partidos de categoría, si los errores de los dirigentes los maquillan licenciando a los entrenadores, o si Roy Barreras, el peor de los políticos, vuelve a cambiar de partido.

Me preocupan los desocupados atrapados en la crisis, las familias sin techo, sin comida, el desinterés de las autoridades regionales frente a la pandemia, las vacunas aplicadas por tráfico de influencias y el empoderamiento de los criminales.

Eso me preocupa.

Lo digo como lo pienso, con algo de ironía. EJO.