18 de abril de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La valiente historia de Aida Habtezion: la nueva directora médica de Pfizer

5 de marzo de 2021
5 de marzo de 2021

Cambiar de carrera en medio de una pandemia no es un esfuerzo menor. Pero cuando Aida Habtezion, MD, se enteró de la oportunidad de servir como la nueva directora médica de Pfizer, no pudo dejarla pasar. “Sentí que era una oportunidad para tener un impacto en la salud de millones de vidas en todo el mundo, en un momento en el que nunca se había necesitado más”, dice el Dr. Habtezion.

Habiendo vivido en cuatro países y en tres continentes, el enfoque global de su nuevo puesto refleja los propios valores de la Dra. Habtezion. Como director médico, el Dr. Habtezion dirige la organización médica y de seguridad mundial de Pfizer, un grupo de aproximadamente 2.400 colegas responsables de garantizar que los pacientes, los médicos y las agencias reguladoras reciban información sobre el uso seguro y apropiado de los medicamentos de Pfizer.

El Dr. Habtezion se siente energizado y emocionado por las posibilidades que se avecinan y considera que el nuevo rol es la oportunidad de su vida. Nos sentamos y hablamos con la Dra. Habtezion sobre su trabajo como directora médica, lo que más le emociona y lo que espera lograr.

–Has dedicado tu carrera a la academia. ¿qué le hizo decidirse a dar el salto al sector farmacéutico?

–Mucha gente me ha preguntado por qué me arriesgaría a hacer algo muy nuevo, cuando soy un miembro titular de la facultad con una carrera en progreso. Pero siempre me ha impulsado a encontrar nuevas oportunidades, especialmente en tiempos difíciles. Tomé una licencia de mi puesto como Profesor Asociado de Medicina y Decano Asociado de Asuntos Académicos en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, donde mi investigación y clínica se enfocaron en gastroenterología e inmunología, con la esperanza de tener un impacto global en un momento crítico.

Estaba en una etapa de mi carrera en la que mi atención estaba cambiando para centrarse más en las necesidades insatisfechas, con el deseo de fortalecer el vínculo entre las relaciones entre el banco y la cabecera y la cabecera de la cama, lo que también se conoce como investigación traslacional, y es algo que me apasiona mucho. Existen lagunas en la aplicación del conocimiento científico a las enfermedades e ineficiencias en el reconocimiento de las necesidades clínicas insatisfechas que deberían informar los descubrimientos de la investigación fundamental. Entonces, cuando surgió esta oportunidad, la vi como la oportunidad de mi vida para salir de mi zona de confort y mi rol en la academia. La industria está bien equipada para llevar medicamentos innovadores a los pacientes y Pfizer tiene la capacidad de llegar a millones de personas en todo el mundo. En este puesto, podré tener un impacto mucho más allá de lo que estaba haciendo en mi clínica y en mi propia atención al paciente. así como en mi propio laboratorio de investigación. Es como una de mis citas favoritas: «Un barco en el puerto es seguro, pero no es para eso que se construyen los barcos».

–¿Cuáles son sus prioridades en el rol de CMO?

–Por el momento, la pandemia y la vacuna COVID son ciertamente prioridades. Como médico y como científico, me dedico a atender las necesidades de nuestros pacientes y a fortalecer la misión de la organización de brindar medicamentos innovadores que cambien la vida de los pacientes, y como líder, estoy decidido a encontrar formas en que mi equipo y yo podamos Ser más efectivos brindando terapias seguras y efectivas a las personas y llevando a cabo el propósito de Pfizer. Creo firmemente en el capital humano y el poder de las personas, y quiero reconocer y elevar el talento dentro de la organización que tengo la oportunidad de liderar.

–¿Qué es lo que más le emociona?

–Hay demasiadas cosas para enumerar. ¡Sigo diciendo que necesito contener mi propia emoción! Creo que lo que más me emociona es la oportunidad de ser parte de este equipo colaborativo y trabajar con colegas muy talentosos, que valoran la innovación, el rigor científico y la integridad. Están listos para tomar medidas audaces para abordar las necesidades insatisfechas en la vida de los pacientes, no solo a nivel nacional, sino a nivel mundial. Lo estamos viendo con la vacuna COVID, por ejemplo.

–Entiendo que has vivido en todo el mundo. ¿qué experiencias te han dado forma?

–Nací en Eritrea, en el noreste de África, y crecí durante una época de guerra que desplazó a mi familia. Cuando era adolescente, me fui de casa con mi hermano mayor. Vivíamos en Europa como refugiados antes de emigrar a Canadá, donde no conocíamos a nadie allí. La educación siempre había sido un enfoque en mi familia, y seguía siendo mi enfoque, donde después de mis títulos de pregrado y posgrado, obtuve mi título de médico, residencia en medicina interna y beca clínica de gastroenterología y hepatología en Canadá. Con el tiempo, me mudé al Área de la Bahía, donde terminó mi familia, y me uní a la Universidad de Stanford para recibir más capacitación en investigación postdoctoral en inmunología y luego como miembro de la facultad. A través de todo esto, aprendí que no siempre planificas tu futuro. Hay desafíos en la vida, pero más allá de esos desafíos, encuentras oportunidades; te adaptas y te vuelves resistente. El valor y la determinación se han convertido en parte de mi naturaleza y me han ayudado en mi camino.

–¿Cómo resumiría su carrera hasta ahora? ¿cuáles han sido algunos de los aspectos más destacados?

–Mi carrera siempre ha estado impulsada por la pasión, y eso siempre me ha dado satisfacción. Como médico, se me ha confiado la posesión más importante que poseemos, que es la salud de los pacientes a los que servimos. Como educador, he podido hacer una contribución e inversión en el futuro al enseñar y asesorar a otros. Y ciertamente, como científico, junto con mi laboratorio, he podido ofrecer nuevos conocimientos y comprensión sobre las enfermedades que no solo estudiamos, sino que manejamos. Los otros aspectos destacados de mi carrera, por supuesto, son ser reconocidos por estos logros: ser un miembro titular de la facultad en la Universidad de Stanford, por ejemplo. Pensé que al crecer sería profesor en una pequeña universidad, en la ciudad donde nací. Me siento honrado de recibir reconocimientos como el Investigador Distinguido Allen, inducción a la Sociedad Estadounidense de Investigación Clínica y la Asociación de Médicos Estadounidenses. También es un honor para mí servir como presidente electa de la Asociación Americana de Páncreas.

–¿Cómo cree que su carrera en el mundo académico le dará forma a su enfoque del trabajo?

–Creo que aportar una nueva perspectiva probablemente dé forma a mi trabajo. Mi carrera en el mundo académico ha sido muy diversa. Debido a que desempeñé múltiples funciones, como científico, como médico, como educador, y también como líder en mi papel como uno de los decanos asociados, significa que constantemente me desafía a pensar fuera de la caja y a la necesidad de estar a la vanguardia de la ola. Vengo de una institución que se considera altamente innovadora, que aporta no solo enfoques innovadores, sino también conceptos y herramientas y tecnologías novedosas para los descubrimientos científicos y, en mi caso, para comprender mejor los mecanismos de las enfermedades. Creo que esto me servirá bien. También creo que mi experiencia y relaciones con instituciones académicas, los Institutos Nacionales de Salud,

–¿Cómo le gusta pasar su tiempo cuando no está trabajando?

–Vengo de una familia numerosa, estoy casada y tengo dos hijos adolescentes: un hijo y una hija. Me gusta pasar tiempo de calidad con mi familia mientras hago las cosas que más disfruto, como viajar. Me encanta aprender sobre diferentes culturas, estilos musicales e idiomas. Tengo una mente curiosa y, habiendo vivido en diferentes continentes y países, me interesa conocer aún más lugares.

–¿Qué espera lograr como CMO?

–Lo más importante es ser parte y dirigir un equipo talentoso de personas que se aseguren de que nos mantengamos fieles a nuestros valores y al propósito de brindar medicamentos innovadores que sean seguros y efectivos para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Como médico científico, espero aportar las perspectivas del paciente, el médico y el científico. Cuando miras la investigación, cada vez se trata más de ciencia e innovación en equipo. De manera similar, en la clínica, confiamos en las colaboraciones y la experiencia para tomar decisiones importantes con nuestros pacientes. Se necesita más conectividad y quiero contribuir a fortalecer estos puentes bidireccionales. Hay información que se puede transmitir desde la clínica: ¿Cuáles son las necesidades insatisfechas? ¿Dónde y cuáles son las lagunas? ¿Por qué y dónde está la falta de equidad en salud? ¿Cómo llevamos eso a nuestro descubrimiento? ¿Cómo informa nuestro conocimiento científico? ¿Cómo utilizamos este conocimiento científico para ayudarnos también a abordar esas necesidades insatisfechas de una manera transformadora y que cambie de paradigma? Si puedo contribuir a hacer algunas de estas conexiones que impactan en la vida de los pacientes, me consideraría exitoso como CMO. (GRS-Prensa).