16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

General Vargas Valencia salve usted a Bogotá

12 de marzo de 2021
Por Eduardo Lozano M.
Por Eduardo Lozano M.
12 de marzo de 2021
«Esta vaina le quedó grande» es la respuesta que cualquier ciudadano tiene a «boca de jarro» cuando se le pregunta sobre su impresión del gobierno de Bogotá y de su alcaldesa Claudia López, quien a juicio de la ciudadanía va como un avión fallando que cae en picada.
 
Y lo cierto es que quienes así piensan no están equivocados.
 
El cambio de actitud de la funcionaria nos tiene a todos perplejos debido a que contrario a sus promesas de campaña, dejó a esta ciudad en manos de los criminales. No solo de los delincuentes criollos, sino de los asesinos de otras partes que han venido a convertir la capital colombiana en un escenario de sangre donde los disparos de armas de fuego y la muerte de personas están a la orden del día.
 
Ya el comentario lo había hecho, pero la querida alcaldesa ha dedicado todo su esfuerzo a cazar o casar peleas políticas y darle una mala atmósfera a su relación con la Policía, olvidando sus compromisos constitucionales como primera mandataria de Bogotá.
 
El miércoles dos antisociales venezolanos asesinaron a un policía en el norte de Bogotá y como si no bastara ayer otros muertos en el centro y en el barrio Restrepo en un nuevo enfrentamiento a balazos. Uno de los asesinos del policía fue identificado como  el venezolano Wilkerson Slike Hernández Sánchez.
 
El abogado Carlos F. Ramírez me dió anoche una respuesta cierta y tajante: «Estamos en manos del hampa».
 
La historia dice que en una época complicada para Colombia, le decían a Simón Bolívar «General salve usted la patria». Trayendo un poco de la historia al tiempo actual, le decimos al Director de la Policía Nacional «General, Salve usted a Bogotá».
 
Y si usted no es , se lo pedimos de corazón al presidente Iván Duque. No podemos seguir así, viviendo bajo el terror y la amenaza. No solo tenemos sobre si una mortal pandemia que nos arrebata familiares y amigos, sino que tenemos otra catástrofe una inseguridad desbocada en la ciudad que en un tiempo fue llamada la Atenas Suramericana. 
 
Señora Alcaldesa, lo que hoy vivimos es su responsabilidad por no haber puesto freno a tiempo a las invasiones indiscriminadas de venezolanos y foráneos en general. 
 
Cada noche, cuando nuestros hijos regresar de sus universidades o su trabajo, pedimos a Dios que lleguen sanos y salvos y sin novedad a casa.