12 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Gamonales VS Millennials

21 de marzo de 2021
Por Álvaro Rodríguez Hernández
Por Álvaro Rodríguez Hernández
21 de marzo de 2021

El viejo gamonalismo es una figura, un sistema  de la política tradicional que no se resigna a entregar sus banderas. Su poder enquistado a lo largo de muchos años.

Los dueños del monopolio electoral.

Hoy, se ven los jóvenes digitales enfrentados con temores ciertos sobre cómo votarán en las próximas contiendas donde no desaparece aún la política prepaga.

Si votaran los jóvenes,  elegirían de lejos, Presidente y tendrían asomo en la Cámara de Representantes. Para el Senado limitan a 30 años la edad para aspirar, cosa que debe modificarse.

Son más de 12 millones prestos a ir a urnas. Otras generaciones que  van al paso en línea de la Red. La que arrastra, también la llamada Generación Z. Hiperconectados, política de internet en crecimiento con un desparpajo y despreocupación que asustan.

Los partidos políticos no ven una primavera en ellos porque  en sus cascarones habita  lo tradicional, lo oficial. Debilitamiento de lo ético y otros valores.

Como lo reseña el consultor político, Antonio Gutiérrez – Rubí,  van a una velocidad distinta. Significa mucho.

No generan confianza,  los partidos políticos, movimientos, organizaciones amorfas, contra las estructuras tradicionales, los incapaces de reformularse a la velocidad que esta nueva generación demanda con una independencia y desparpajo que no leen o no les interesa..

El reto millennials que enfrentan, no les permite debate por su fórmula crítica que está pegada a su piel. Generación diversa y anarquista en el mejor sentido. Por la aventura inconforme que acumulan en la jerarquía de los partidos que en vez de escalar la convierten en conflicto y en necesidad de confrontación.

Estos jóvenes activos  pero no militantes, en gran parte de ellos, quieren que se les tenga en cuenta y útiles. Muchos de ellos no creen en las prácticas políticas: la que ven como nido de corruptos, que envilecen el ejercicio, que los excluye y que la agenda del gobernante luego de ser elegido, no los escucha, cuando piden a gritos respuestas para reconstruir. Quieren reconocimiento.

El disfraz del gamonal busca votos  que –como se acaba de ver – no se resigna a colgar el traje de zorro sino a mejorarlo desde sus privilegios y aristas que se niega a entregar.

El gobierno va otra orilla exponencial. No los sienten y su concepto es un primer aviso que niega el peso político en el escenario que se mueven.

Esa lucha abierta hoy, representa una evocación de sus mayores y hace que “no confíen en las instituciones democráticas, en que no se ven representados y que poco les interesa sus opiniones”. Amén que pocos creen en el Congreso, de acuerdo con Barómetro de las Américas, citado por El Tiempo.

Puede ser estas  elecciones la génesis de los  Millennials VS el gamonalismo. La historia por escribir.

[email protected]