17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Al César lo que es del César y a Duque lo que es de Uribe.

22 de marzo de 2021
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
22 de marzo de 2021

Debo confesar que quedé sorprendido con las opiniones de un periodista en una cadena radial en donde daba unas cifras desde todo punto de vista catastróficas en torno a la crisis de la educación, a raíz de la pandemia, pues decía, la deserción se había incrementado de una manera estruendosa. Y a continuación, se dejaba despachar contra el gobierno de Duque, señalando que todo ello se debía a la ineptitud del Presidente para remediar tantas falencias en el campo de la educación.

Al respecto digamos que el abandono o el déficit que tiene el sector educativo en el país viene de mucho tiempo atrás y uno podría decir que pasarán muchos años para que, si se realizan las inversiones en infraestructura y tecnología, podamos contar con una oferta oficial en el campo educativo, similar a que muchas instituciones del sector privado ofrecen.

La misma reflexión es necesario hacerla en torno a la situación que vive el Pacífico colombiano y en general los territorio del sur, pues igualmente ha sido de toda la vida el abandono por parte del Estado. Comunidades indígenas y poblaciones afrocolombianas, hacen parte de esa marginalidad que cada vez se profundiza más y sobre lo cual se dice que la causa fundamental de todo ello es el narcotráfico. En la recién visita realizada por Sergio Fajardo, cuando se abordaba el tema y se aducía que el narcotráfico era el principal problema del pacífico, del Cauca y del país, respondió de una manera categórica que el verdadero problema es el abandono de estas comunidades, pues la carencia de infraestructuras viales, de servicios elementales como agua y luz, las hacen presa fácil de la guerrilla y de los grupos dedicados al narcotráfico. A ello habría que agregar la entrega de los recursos mineros y forestales a compañías mineras que contaminan las aguas y presionan la salida de indígenas y afros para llegar a tener una vida llena de privaciones en otros centros urbanos.

Le preguntaba en alguna ocasión a un candidato a la Alcaldía de Pereira, qué pensaba de las comunidades del Occidente del Departamento y me respondió que a él sólo le importaba Pereira. La avalancha de migrantes llegaron y siguen llegando, en la medida que, insisto, no hay condiciones para desarrollar una vida digna en el Pacífico.