1 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Y después de la tormenta….

11 de febrero de 2021
Por Ricardo Tribín Acosta
Por Ricardo Tribín Acosta
11 de febrero de 2021

Mi mente no ha podido olvidar como fue el despertar luego del huracán Andrew, el cual circuló por Miami hace unos años, dejando a su paso mucha desolación y destrucción. Aquellos instantes en los que el fenómeno natural «rugía» durante el paso de este por el área de Coral Gables, sitio en donde en ese momento estaba yo ubicado, me parecieron interminables. Y cuando se fue la luz como consecuencia del aterrador paso del gigantesco alud de viento, pareciera ser como si hubiese llegado el fin del mundo mismo. Un Padre Nuestro y el abrazo solidario de alguien con quien en ese momento soportaba el temible paso de tal fenómeno natural, me dieron la fe necesaria para saber que todo después estaría bien. Y así fue.

Al día siguiente salí a recorrer las calles de la capital del sol, y la verdad es que el panorama no era el más positivo: arboles caídos, casas destruidas, botes en las calles y ni la comida ni el agua se conseguían fácilmente. Sin embargo, lo más importante que podía afirmarse en ese momento era que… ya todo había pasado y que el fondo había llegado. Venia entonces la esperanza de un nuevo amanecer, sin el arrebato de una catástrofe de tal índole, y que aunque  podrían  tal vez llegar otras, al menos en cuanto a esta se refería, la misma ya había pasado. Que alivio!

Meditando un poco acerca de aquellos momentos «negros» de la vida de los seres humanos en los que sobrevienen sentimientos negativos bien sea de ira, rencor, desolación, miedo, soledad, etc., podría decir sin duda alguna que ellos se asemejan mucho al del paso de aquel huracán, pero que luego de sentirlos y vivirlos, estará en la decisión de cada persona salir de ellos y organizar la reconstrucción de su propia vida en la que, como en La Palabra,  solo el Gozo y la Tranquilidad de espíritu nos han quedado reservados. Por ello para tener Vida y Vida en Abundancia, lo mejor que podemos hacer, luego de sentir vientos huracanados en nuestras vidas, es mirar hacia adelante, buscando senderos de Optimismo, Paz, Confianza y Serenidad.