12 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Municipios requieren alta inversión para modernizar alumbrado público

9 de febrero de 2021
9 de febrero de 2021

La inversión en alumbrado público con luces LED -de mayor duración, menos consumo energético y menor impacto ambiental- en un municipio como Pitalito (Huila), con 135.711 habitantes, sería de $9.077 millones, representados en 7.250 luminarias correspondientes a la nueva tecnología.

Ese costo resulta inviable en esta población, donde el recaudo por alumbrado público mensual asciende a $240 millones 332.707 pesos con un saldo a favor de $71 millones 421.572 pesos que se invierte en administración, operación y mantenimiento, y el resto lo recibe el operador de red –Electrohuila- por lo que le queda muy poco al municpio.

Así lo establece un estudio adelantado por Pedro José Teherán, magíster en Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Manizales, en su tesis “Análisis de la viabilidad técnico – económica de la modernización de los sistemas de alumbrado público en Colombia”, en el cual expone la posibilidad de que los municipios adhieran a métodos que permitan el ahorro energético.

Según el investigador, Pitalito dispone de 7.564 luminarias, de las cuales, el 97,06% son de sodio y solo el 0,89 % son LED. En Colombia, el sistema de alumbrado público está constituido por un 85,10 % de bombillos de sodio; 7,1 % de metal halide; 4,1% de otro tipo y tan solo el 3,70 % son LED.

Como la propuesta de modernización también disminuiría el pago en un 24,05 %, la propuesta es firmar un contrato de concesión pública que garantice la funcionalidad del sistema. No obstante, el estudio económico establece que no existe viabilidad financiera en la migración tecnológica, pues el operador requeriría de $329 millones 899.211 pesos mensuales para el nuevo sistema.

A esto se suman las restricciones regulatorias debido a la desactualización del Acuerdo Municipal 033 del 2015, ya que el recaudo del impuesto del alumbrado público recae sobre el 59,18 % de la población, que son sujetos pasivos, es decir que no están incluidos en el pago de esta obligación.

“La iluminación LED es tendencia mundial para lograr el uso racional y eficiente de energía en el sistema de alumbrado público, debido a los múltiples beneficios que se asocian con esta tecnología, entre los cuales se destaca el alto rendimiento desde el punto de vista del ahorro energético eliminando costos de mantenimiento y ofreciendo un sistema duradero en el tiempo”, expone el magíster Teherán.

Ahorros en mantenimiento

Según el diagnóstico, Pitalito cuenta con falencias en el alumbrado público en flujo luminoso, equidistancia, altura de los postes, grado de uniformidad, coeficientes de utilización, condiciones de estética, impacto ambiental, actividades de operación y mantenimiento.

Esto se traduce en poca iluminación, focos apagados o intermitentes, lámparas sin mantenimiento adecuado y, por consiguiente, altos costos de operación.

Implementar el sistema LED implicaría un ahorro de energía al reducir y eliminar costos de mantenimiento por la duración que tienen las luminarias. Un bombillo LED demanda menor potencia para producir la misma cantidad de luz, el deterioro de los materiales es menor, tiene una respuesta de funcionamiento más rápida y la luz se refracta de manera más eficiente, detalla el investigador.

Aunque se muestran los beneficios del cambio de sistema al LED y la imposibilidad de aplicar esto en Pitalito, el estudio concluye que la migración tecnológica sigue siendo una necesidad.

Agencia de Noticias UN – Unimedios