8 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Por Édgard Hozzman Heliodoro Otero Chaves: gran señor, gran profesional

9 de febrero de 2021
9 de febrero de 2021
De izquierda a derecha Guillermo Zuluaga «Montecristo», Orlando Cadavid Correa y Heliodoro Otero.

Por Edgard Hozzman

Para Heliodoro Otero Chaves, uno del maestro de la locución colombiana, su gran pasión, la radio, le llegó cuando menos se lo imaginaba.

A comienzos del decenio de los cincuenta laboraba como despachador de vuelos de Avianca en el aeropuerto de Techo de la ciudad de Bogotá.

-¿Cómo recuerda su experiencia como despachador de Avianca?

Trabajaba en Avianca como “despachador de vuelos”, tenía 21 años. En mi posición se debía tener conocimientos en meteorología, identificar los diferentes tipos de aviones, la capacidad de los tanques de combustible de las aeronaves, entre otros temas aeronáuticos. En mi trabajo como despachador debía anunciar las llegadas y salidas por el altavoz de los vuelos en el Aeropuerto de Techo en Bogotá”.

Una amable anécdota despertó su vocación de comunicador. El presidente de Avianca no escuchó el anuncio de la salida de su vuelo el que había sido leído por un compañero. El ejecutivo disgustado por la pérdida de su vuelo, le comentó a otros compañeros: “dígale a Heliodoro que les enseñe a hablar”.

A partir de ese día se le comenzó a llamar locutor a Heliodoro, gracias a su excelente dicción la que agradece este maestro del micrófono a su padre, quien siempre le hizo énfasis en la correcta pronunciación de todas las letras y a hablar despacio para que todo el mundo le entendiera.

-¿Cómo llegó a la radio?

Trabajando en el aeropuerto de Techo conocí al capitán Roberto Laignelet, piloto de Avianca y dueño de la emisora Ondas de Los Andes, a quien le pedí el favor de dejarme realizar mis prácticas de locución en su emisora. Este fue mi primer contacto con la radio.

En Ondas de los Andes conoció a Álvaro Monroy Guzmán quien era el director de la frecuencia, a José “el turco” Fayad, Juan Eugenio Cañavera y a otras grandes figuras de la radio, nexo que fue definitivo para su estructurarse como comunicador integral.

Después de haber hecho el curso, haberse familiarizado con el micrófono y haber aprendido los secretos de la locución al lado de grandes maestros, se sintió seguro para buscar nuevos horizontes y oportunidades.

Laborando en el aeropuerto Heliodoro conoció por casualidad a Enrique Ramírez, gerente de Emisora Nueva Granada, la frecuencia más escuchada y de mayor cubrimiento en los años cincuenta.

El ejecutivo radial acudió al auxilio del locutor y hombre orquesta del aeropuerto para que le ayudara a localizar una encomienda remitida desde Medellín, la que era nada más y nada menos que parte de los programas radiales de navidad.

Heliodoro, que conocía la dinámica de las diferentes áreas del aeropuerto de Techo, localizó la remeza que estaba necesitando con urgencia el gerente de Emisora Nueva Granada, quien después de agradecerle su desinteresada colaboración le recomendó que diligenciara su licencia de locución y una vez la obtuviera lo buscara.

-¿A qué locutores escuchaba?

En los años cincuenta un locutor era una personalidad admirada por su voz y bagaje cultural, hablaban con propiedad de música culta y folclórica, además al comentar la actualidad nacional e internacional se ubicaban histórica y geográficamente, era admirable la cultura general. En mis comienzos radiales escuchaba a Otto Greiffestein, Carlos Ramírez Gómez, José “el turco” Fayad, Juan Eugenio Cañavera, quien estuvo casado con la gran cantante mexicana María Luisa Landín.

El examen de locución de Heliodoro Otero

Con lujo de detalles contestó el cuestionario que le asignó la junta directiva de la Asociación Nacional de Radiodifusión, del Ministerio de Correos y Telégrafos: Historia, formas y géneros musicales.

1-Las características principales de la música popular son: ritmo acompasado y repetido que le da condiciones de bailable. Melodía que expresa en muchos casos los sentimientos, aspiraciones, pasiones del pueblo.

La música brillante sigue determinadas técnicas en su composición, ritmo y armonía y requiere para su ejecución y expresión conocimientos musicales. La música culta puede ser folclórica si se considera bajo su aspecto de expresión cultural de un pueblo, así como de más alta concepción, como la música clásica.

Ejemplos de música popular: Valses, pasodobles, boleros, etc.

Música  brillante, las danzas húngaras de Johannes Brahms, las rapsodias de Franz Liszt , los valses de Johann Strauss etc. De música culta las sinfonías, conciertos, suits etc.

2-Formas musicales son las modalidades de la música a través de las épocas. Las principales son: Canción, rondas, variaciones, canon, fuga, y sus combinaciones, como la sonata, la sinfonía, la suit, etc.

3-Música profana es la que se ha compuesto con fines no religiosos, y religiosa la que fue escrita con ese carácter para ser ejecutada en ceremonias religiosas como parte del culto.

4-A fines del siglo XVIII fueron Franz Schubert, Ave María, La bella molinera, Ave de invierno, Schumann, álbum de juventud, escuelas para niños, Johannes Brahms, Danzas húngaras, Réquiem alemán, Franz Liszt y Rapsodias húngaras.

Las principales características son: La primacía del sentimiento y la emoción sobre la razón, el anhelo hacia lo terrenal y sobrenatural.

5-Son clásicos: Juan Sebastián Bach, Jorge Federico Handel, Francisco José Haydn, Ludwig van Beethoven.

Licencia de locución

Heliodoro Otero recibió su licencia de locución número 794, radicada bajo el número 39700.

Heliodoro presentó el examen ante el comité seccional de Bogotá, entidad dependiente de la Asociación y encargada de tramitar las solicitudes de licencia y practicar los respectivos exámenes. Entidad que lo certificó y garantizó la aptitud técnica del Señor Heliodoro Otero Chaves para desempeñar el cargo de locutor de primera categoría en estaciones comerciales de radiodifusión.

Heliodoro Otero, maestro de nuestra radiodifusión, comenzó su actividad profesional en Emisora Nueva Granada, frecuencia básica de la Cadena RCN, como locutor comercial y de noticias. Gracias a su talento y bagaje cultural fue nombrado productor de programas y director de radio teatro.

La experiencia de Heliodoro fue tenida en cuenta por la Trasmisora Caldas de la que fue director, posición que también desempeñó exitosamente en la Emisora Mil XX de Bogotá. El naciente Circuito Todelar lo contrató como ejecutivo y lector del Noticiero Todelar.

-¿Por qué lector de noticias?

Curiosamente primero leí noticias en el cine antes de llegar a la radio. En aquella época en todos los teatros de cine del país, antes de cada película o en el intermedio, se emitía una sección de noticias llamada “La Actualidad Panamericana”. Por los créditos se enteraron de mi nombre y así llegué al noticiero de Nuevo Mundo.

-¿La noticia que informó y lo marcó?

La tragedia de Armero.

-¿Qué hace un apuntador ?

El Apuntador es el profesional que auxilia, orienta y guía al actor cuando olvida el texto o no actúa de acuerdo al guión. El apuntador es el soporte técnico de quien tiene el libreto y guión general de movimientos y tiempos del actor en escena. 

Heliodoro Otero fue uno de los mejores apuntadores de nuestra televisión y teatro, gracias a su prodigiosa memoria, vocación histriónica, dicción y preparación. Hizo varios cursos y asistió a muchos seminarios de actuación y producción de teatro y televisión en EE. UU.

-¿Quién lo descubrió como apuntador?

Estuve unos meses desempleado. Juan Harvey Caycedo preocupado por mi situación, me recomendó con Boris Roth, director de obras de teatro de radio y televisión, quien necesitaba con urgencia una persona que manejara el idioma, con buena memoria y excelente timbre de voz, me escuchó e inmediatamente me contrató.

-¿Cómo conoció a Bernardo Romero Pereiro?

Lo conocí porque inicialmente trabajé con su padre, Bernardo Romero Lozano y a su familia cuando se montaban y presentaban las grandes obras de la Literatura Universal en Radio Nacional de Colombia,  fui gran amigo de Bernardito.

Publicista y creativo

Fue uno de los grandes innovadores de la publicidad para los diferentes medios, productor y creativo de grandes campañas para radio, televisión y medios escritos, redactor de textos, cuñas, story boards y comerciales.

Fue director del departamento de Radio y Televisión de Propaganda Época, director creativo de Par Publicidad, productor de comerciales y campañas de Atlas Publicidad y Gerente de Proes Publicidad.

-¿Su experiencia como creativo publicitario?

También trabajé en varias agencias de publicidad. La campaña que más recuerdo fue la Nestlé y su nueva marca en aquellos años: Café Real, Café soluble real, estuve al frente de toda la producción de ésta campaña, hice la música y los textos.

-¿Un colega?

Sin duda, Otto Greiffestein.

Música

Heliodoro Otero es una autoridad musical, un melómano en toda la extensión de la palabra, amante del Jazz género que ha investigado en sus diferentes corrientes, estudioso de la música clásica y el folclore colombiano.

Fueron muchas mañanas de amables tertulias con este maestro de maestros en la sede de Caracol Radio, amable, cálido, gran profesional y señor, una personalidad de nuestra radiodifusión, gracias, maestro por su amistad.

[email protected]