1 de agosto de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Descachadas idiomáticas

17 de febrero de 2021
Por Jairo Cala Otero
Por Jairo Cala Otero
17 de febrero de 2021

1.- «Muere hombre ahogado en el norte de Bucaramanga». A veces, como en este caso, los titulares de prensa resultan haciéndoles una mala jugada a sus autores. ¿De qué murió el ahogado?, podría preguntar cualquier lector avispado. Porque la forma en que está construida la oración gramatical da a entender que había un hombre «ahogado», y murió después; aunque no se especifica de qué (obviamente es inverosímil que, a una muerte, siga otra). Pero el texto de un diario bumangués diría más adelante que esa locura no era posible; lo que ocurrió fue que un señor se ahogó mientras tomaba un baño en una quebrada. Simplemente, debieron titular: «Hombre murió ahogado al norte de Bucaramanga».  

  1. «Conozca la patrullera que enfrentó sola cuatro delincuentes». La manía de castrar las oraciones se ve de cuerpo presente en esta oración, en una noticia del diario Vanguardia. La omisión de la preposición a ─que es inseparable─ deja en vago el sentido de lo que se quiso decir aquí. Lo correcto hubiese sido: «Conozca a la patrullera que enfrentó sola a cuatro delincuentes». Se cree, entre algunos redactores, que el uso de las dos aes (preposiciones) es incorrecto, pero no es así; forman parte del complemento directo de una oración.
  1. «Primera Edición de Noticias Caracol». Esta anotación se leía en la página virtual de Noticias Caracol Televisión. Parece normal, pero no lo es. Las ediciones únicamente suceden en los medios impresos: periódicos, revistas, folletos, comunicados, boletines, etcétera. En los medios audiovisuales y radiales (radiodifusoras y canales de televisión) hay emisiones; emisión es la acción de emitir (lanzar, difundir, divulgar). Luego: «Primera emisión de Noticias Caracol».
  1. «Al lugar acudió el Cuerpo de Bomberos y la Policía, quienes ubicaron el vehículo…». A muchos periodistas noveles aún no les queda claro el concepto de plural, por lo que su aplicación falla en la redacción de las noticias. Así se nota en este ejemplo, publicado en el rotativo Vanguardia (Bucaramanga). Cuerpo de Bomberos y Policía constituyen plural, luego el verbo (acudir) debe concordar con el mismo número gramatical: acudieron. Dos, el pronombre relativo quienes está mal empleado, puesto que se habló de dos instituciones, no de dos personas. De ello tendremos: «Al lugar acudieron el Cuerpo de Bomberos y la Policía, que ubicaron el vehículo…».
  2. «¿Fedegán, preocupado por llegada de leche importada». Si la palabra federación, de donde nació el acrónimo Fedegán, es palabra de género femenino, no hay razón para que el participio del verbo preocupar (preocupado) se haya escrito en género masculino. De tal forma no hay concordancia de género gramatical, como lo indica la norma; luego hay error. Corrección: «Fedegán, preocupada por llegada de leche importada». También: «Preocupación en Fedegán por ingreso de leche del extranjero».
  3. «Señores vanguardia dónde está el vídeo que hablan???????». Un lector no identificado escribió este comentario en el espacio destinado para las opiniones. Hay tres errores en tan corta oración gramatical, veamos: 1. La palabra Vanguardia debe escribirse en mayúscula inicial, por ser un nombre propio. 2. Faltó un conector entre los vocablos video y el verbo hablan. 3. Sobran seis signos finales de interrogación y falta el signo inicial. Corrección: «Señores de Vanguardia: ¿dónde está el vídeo del que hablan?». También: «Dónde está el video que anuncian?». 
  1. «La Policía informó de que ha instalado un puesto de identificación de cadáveres». Titular de la Agencia de noticias EFE. Esta forma de dequeísmo es común en España, pero no significa que sea castiza o correcta. Al revés, se hace más visible viniendo de una agencia de noticias de tanta experiencia como EFE. Corrección: «La Policía informó que ha instalado un puesto de identificación de cadáveres».
  1. «… habían 7 menores de edad acompañando a los adultos». En una noticia del diario El Heraldo (Barranquilla), sobre el pastor protestante que retuvo en su casa a 25 personas, con el anuncio de que Jesucristo vendría por ellos el 28 de enero (que resultó un fiasco, como en tantas otras ocasiones). Alucinado en materia gramatical, como aquel protestante enfermizo, también estuvo el redactor de la oración en cita, pues al verbo haber le puso plural, que no lo tiene por ser verbo auxiliar. Redimamos esa caída: «… había 7 menores de edad acompañando a los adultos».
  1. «La hermana de Katherine contó que la intensión de la afectada era realizarse una rinoplastia». De la página virtual de RCN Radio, esta oración gramatical contiene dos notorias imprecisiones: 1. Una intensión (de donde deviene intensidad) es el grado de ‘fuerza con que se manifiesta un agente natural, una magnitud física, una cualidad, una expresión’. En cambio, intención es la ‘determinación de la voluntad en orden a un fin’, que era ─muy seguramente─ la que tenía la víctima del erróneo procedimiento quirúrgico que se denunciaba en la noticia. 2. No terminan de darse cuenta de su equivocación quienes hablan sobre cambios estéticos en sus cuerpos. Es claro que nadie se hace operaciones por sus propios medios, si así fuese les iría peor que ponerse en las manos de médicos irresponsables. Debieron escribir: «La hermana de Katherine contó que la intención de la afectada era que le realizaran una rinoplastia». ¡No es difícil ser precisos!
  1. «Comité revocatorio del mandato del alcalde, Juan Carlos Cárdenas mantiene su nombre». Titular en Vanguardia. La omisión de una coma hace que se diga lo que, probablemente, no se quiso decir; o que se dé una interpretación distinta a lo escrito. En el caso de este título informativo del diario de la familia Galvis Ramírez (Bucaramanga), es obvio que el ingeniero Juan Carlos Cárdenas mantiene su nombre, nunca ha dicho que quiere cambiárselo. ¿Por qué razón se lo cambiaría? La primera oración simple aparece aquí como una «antesala» a tal anuncio. En realidad, fue una metida de pata el no haber puesto coma después del apellido del mandatario de la capital santandereana. Debieron escribir: «Comité revocatorio del mandato del alcalde, Juan Carlos Cárdenas, mantiene su nombre». Ahora sí. Para mayor ilustración, el nombre del citado comité es: «Sáquele Roja al Traidor». Parece más una retaliación politiquera, que una intención de castigar deficiencias en el gobierno del alcalde Cárdenas.
  1. «Estos hombres de acuerdo con las autoridades tenía planeado vender esos fusiles en más de 25 millones a las disidencias de las Farc…». La autora de esta descachada múltiple es la agencia noticiosa Colprensa, de Bogotá. Se nota total desconocimiento del uso de los signos de puntuación (la coma, en este caso), de la ortografía y de las concordancias gramaticales. Corrección: «Estos hombres, de acuerdo con lo indicado por las autoridades, tenían planeado vender esos fusiles en más de $25 millones a las disidencias de las FARC…».