20 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Previo, ser-ir, ab æterno

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
26 de enero de 2021
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
26 de enero de 2021

Quisquillas de alguna importancia 

A pesar de su deformidad literaria y de su disonante sonido, son estos solecismos los que ‘pegan’, pues su empleo crece con los días.

 Once veces, ni una más ni una menos, me he referido al empleo descarrilado del adjetivo ‘previo-a’ como adverbio, en lugar  del viejísimo y muy útil e insustituible ‘antes’, especialmente cuando entraña tiempo. Con ésta, entonces, ya son doce. E insisto en ello, porque el infractor de esta norma gramatical es nadie menos que el columnista de El Tiempo Sergio Muñoz Bata, que tiene que saber dónde ponen las garzas. Así garrapateó el mencionado: “Previo a que las hordas de enajenados invadieran el Capitolio, Trump les dio públicamente la consigna: Si ustedes no luchan hasta más no poder, perderán su país” (12/1/2021). Ni siquiera el adverbio de modo derivado de ese adjetivo, ‘previamente’, ‘suena’ bien allí. A pesar de su deformidad literaria y de su disonante sonido, son estos solecismos los que ‘pegan’, pues su empleo crece con los días. Es para mí una pauta casi infalible la siguiente: ‘Si suena mal, no es castizo’. La oración glosada, bien redactada, así: “Antes que…” o “antes de que las hordas…”. Nota: Por lo leído y oído en los últimos años, parece que estos apuntes les sirven de abono a esos errores gramaticales, ya que se generalizan de una manera aterradora, como el empleo de la inútil locución ‘por parte de’: actualmente, no hay quien no la use. Lea, no más, cualquier artículo, y en él la leerá, y oiga cualquier declaración, y en ella la oirá. Y ni mencionar el insufrible lenguaje incluyente… **

El señor rector de la Universidad Javeriana y columnista de LA PATRIA, presbítero Luis F. Gómez, confundió, enguaralado quizás en la redacción, los verbos ‘ir’ y ‘ser’ en la siguiente información: “William A. Haseltine (…) señaló que aquellos que tuvieron mejores resultados en el manejo de la crisis fueron donde lograron combinar tres principios” (10/1/2021). Redactada así esta oración, la inflexión verbal ‘fueron’ es la tercera persona del plural del pretérito simple de indicativo del verbo ‘ir’, como cuando decimos ‘los acusados fueron donde el juez’. Este trastrueque lo produjo el empleo del adverbio de lugar ‘donde’ por el pronombre relativo ‘los que’, que hace que esa inflexión verbal sea la del verbo ‘ser’, porque los dos verbos –‘ir’ y ‘ser’– se conjugan de la misma manera en ese tiempo, así: ‘fui, fuiste, fue, fuimos, fuisteis, fueron’. El mismo fenómeno gramatical se presenta en el pretérito imperfecto de subjuntivo (‘fuera, fuese, fueras, fueses’, etc.) y en el futuro imperfecto del mismo modo (‘fuere, fueres, fuere’, etc.), tiempos comunes a los verbos mencionados. Entonces, ¿cómo se diferencian? La sintaxis se lo indica, a saber, su empleo lógico con las otras partes de la oración. Por ejemplo, si en la frase comentada su redactor hubiese escrito “…fueron los que lograron combinar tres principios”, la confusión habría desaparecido, pues evidentemente se trata del verbo ‘ser’. Es la belleza del castellano. ***

El castellano ha consagrado muchas locuciones latinas, por ejemplo, ‘ab ovo’ (literalmente, ‘desde el huevo’), que en la narración quiere decir ‘desde el principio’ o ‘desde hace muchísimo tiempo’. También, ‘ab æterno’, mal empleada por el corresponsal de LA PATRIA (Voz del lector) Elceario de J. Aristizábal en esta parte de su misiva: “…según  los conceptos de quienes a todo trance desean continuar ab aeterno en el poder, desconociendo una Carta Magna como Ley de leyes…” (13/1/2021). Dije ‘mal empleada’, porque su significado no es el que le dio el señor Aristizábal de ‘eternamente’, sino lo contrario, ‘desde la eternidad’ o, figuradamente, ‘desde siempre’, porque la preposición latina ‘ab’ significa ‘desde’ y rige ablativo. De ahí la terminación ‘-o’ del sustantivo. La locución latina que sí expresa la idea del corresponsal es ‘in æternum’  (‘para siempre’), porque en ella la preposición latina ‘in’ indica ‘movimiento, dirección a, tendencia’, y rige acusativo. De aquí la terminación ‘-um’ del sustantivo. O pudo también escribir: “…continuar en el poder per omnia sæcula sæculorum”.

[email protected]