27 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Prevención de desastres

24 de enero de 2021
Por Hernando Arango Monedero
Por Hernando Arango Monedero
24 de enero de 2021

Colombia  tiene un oficina cuya finalidad es la Prevención y Atención de Desastres, funciones que usualmente cumple sólo a medias, dado que sus actividades están fundamentalmente orientadas a atender los desastres y socorrer a los afectados por las calamidades, que no son pocas, en el territorio nacional. Calamidades que año tras año se repiten las más de las veces en los mismos lugares y por las mismas razones.

Esta oficina, a la que hago referencia, no se ocupa de lo que en verdad puede tener resultados en el mediano plazo. La prevención tiene como elemento fundamental la educación, la información y la preparación para cuando el evento o los eventos se llegan a suceder. No de otra forma puede haber prevención, ya que prevenir es mirar el futuro y prepararse para afrontarlo con diligencia y sapiencia.

De allí que es urgente el que, quienes están al frente de esa dependencia, deben ocuparse de investigar qué eventos se suceden en cada región del país. Cuál es la periodicidad de los mismos y dedicar sus esfuerzos a educar, a señalar las vías y los medios que permitan afrontar la amenaza en el momento en el que se presente. Todas esas cosas se deben entregar a la comunidad con claridad, empezando por los niños desde la escuela, siguiendo con sus padres. Todos deben ser informados, instruidos y entrenados adecuadamente para que todos actúen de manera similar frente a la emergencia.

Valga lo expuesto para hacer una observación pertinente a la prevención del riesgo. Es el caso de la llamada zona cafetera, valga decir, Caldas, Quindío y Risaralda. Esta zona se ha visto sometida fuertes movimientos de tierra con una periodicidad que puede estar entre 20 y 25 años. Obsérvese que tenemos que en los últimos 100 años se han dado movimientos así: 1.906, luego en 1.938, es decir 30 años después. Luego de 1.938, se dio en de 1.962, 24 años después. Posteriormente, en 1.979, se presentó otro evento, sólo 17 años más tarde. En el año 1.999, se presentó otro terremoto en la zona, 20 años después de aquel de 1,979.

En términos geológicos, puede notarse que hay una cierta periodicidad de estos eventos y hoy, 20 años después del de 1.999, hay una cierta posibilidad de que tengamos otro terremoto en esta zona del país. Que sea hoy, o que sea en un año, o en tres o cuatro, para el caso es lo mismo. Lo cierto es que teniendo este historial, los habitantes de la zona debemos estar preparados para evitar que, de sucederse un movimiento sísmico, los males sean menores, al menos en pérdida de vidas. Es cierto que las ciudades han venido siendo exigentes en el campo de la ingeniería exigiendo construcciones sismo resistentes, pero no hay que olvidar que en las viviendas son muchos los elementos que se ubican de manera insegura y que pueden caer cuando un terremoto se produce y afectar a los que allí habitan.

NI qué decir sobre las medidas que con posteridad al movimiento se deben tomar, como es el caso del cuidado con el gas domiciliario, pues las llaves de paso de este servicio deben cerrarse hasta confirmar que no hay daños en la red. Igualmente, instrucción sobre el uso de los ascensores en medio de la emergencia.  Y que decir sobre las escaleras en los edificios y los potenciales daños en las estructuras en edificaciones de todo tipo.

En fin: son muchas las cosas que hay que tener en cuenta en casos de prevención de eventos como loa que podrán sucederse y bien puede avanzarse en la instrucción a la población y enseñarle las medidas de prevención que en términos particulares deben darse y no olvidar las que en términos de comunidad hay que asumir y cómo proceder en, y después de un evento grave.

Así, sólo así, podemos decir que hay prevención y así se debe proceder en todo lo que, como sociedad en los diferentes campos, debemos tener presente en nuestras vidas. Así, y sólo así, tendremos prevención de riegos.

Manizales, enero 21 del Segundo año de la Peste.