27 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Hidroituango, Tribuga y Miel II

16 de diciembre de 2020
Por Alejandro Loaiza Salazar
Por Alejandro Loaiza Salazar
16 de diciembre de 2020

No pocos elementos tienen en común los tres proyectos conocidos por los nombres contenidos en el título, de ellos solo Hidroituango ha dejado ser un diseño y una expectativa, y por el contrario es todo lo que advirtieron desde antes de su construcción, una obra de infraestructura realizada a las carreras, sin planeación, irrespetando las voces de la sociedad civil y las comunidades aledañas, desembocando finalmente en una costosa cadena de consecuencias ambientales, sociales y políticas.

Por el contrario Tribuga y Miel II, guardando las proporciones entre ambos, son dos proyectos, que como Hidroituango antes de su construcción, reciben sonoras voces de apoyo desde las grandes urbes, así como también de las estructuras políticas y económicas más poderosas. Pero sin duda ambos proyectos, también tienen en común, que son mayoritariamente rechazados por las comunidades aledañas, las cuales lejos de recibir algún beneficio, serán las más afectadas.

A inicios de esta semana en la Comisión legal afro de la Cámara de Representantes, se trató de llevar a cabo un debate de control político, sobre la construcción y futura afectación del puerto de Tribuga en el ecosistema Chocoano y sus comunidades; un puerto cuyo interés es de alto valor para los intereses económicos de regiones que como Caldas, creen que recibirán enormes beneficios, al conectar el centro del país con el océano pacifico, posibilitando el abaratamiento de costos en la importación y exportación de productos. Un Proyecto que fue pensado inicialmente en Caldas y logro el involucramiento de otros departamentos como Risaralda y Choco, al lograr asociarse junto con capital privado, en la Promotora Arquímedes, punta de lanza de la gestión para llevar a cabo este proyecto.

Aunque el ministro de ambiente citado a este debate no asistió, lo que provoco el prematuro levantamiento del debate programado, y a su vez una queja por parte del Representante Juan Carlos Lozada citante del debate, a la procuraduría por la inasistencia sin excusa del ministro, se logró escuchar a voceros de las comunidades aledañas al proyecto, quienes al unísono expusieron su oposición, inconformismo y preocupación por un proyecto que sin duda, destruirá lo que para organizaciones científicas y ambientales de todo el mundo, es uno de los 25 Hotspots o puntos calientes, que concentran el 10% de la biodiversidad en el mundo.

En el caso de miel II el tema no es menor, este proyecto que nació junto con miel I, y que concluyo en la construcción de la presa Pantagoras que represa las aguas del embalse amani, es un conjunto de ideas que surgieron desde hace décadas, con la pretensión de hacer uso y explotación de la riqueza hídrica del Oriente de Caldas. Sin embargo las experiencias no han sido exitosas al 100%, no por lo menos en el tema ambiental.

Como uno de varios antecedentes, está el  del trasvase manso-amani, el cual y con el fin de llevar más agua a la casa de máquinas de miel I, las cuales y según lo proyectado, no necesitarían de mayor potencia hídrica que la inicialmente planteada, en su construcción desecaron más de 22 quebradas entre el municipio de Samaná y Norcasia, generando incluso por parte de la ANLA la sanción establecido en la resolución 0300 del 29 de diciembre de 2011, por la cual se da una medida preventiva ante la ineptitud y culpabilidad de ISAGEN, en la infiltración de aguas en los túneles que conducían aguas del rio manso, al embalse amani, desplazando más de 20 familias del sector.

A continuación un extracto de la mencionada resolución.

” como consecuencia de las actividades de construcción del túnel, se habían secado las quebradas La Nutria y Mata de Guadua en los portales de entrada y de salida, respectivamente. Durante el recorrido por el interior del túnel, se observaron infiltraciones, presentándose unos sectores con mayores caudales que otros, en los que, en general, la empresa no estaba realizando aforos, especialmente en aquellos sitios más críticos, sino que simplemente registraban el total de agua infiltrada que salía por cada uno de los portales. Además, y aunque en ciertos tramos del túnel se presentaban infiltraciones que superaban los 20 l/s, la empresa no había llevado a cabo las inyecciones ni había suspendido las actividades desde el mes diciembre de 2010, porque, de acuerdo con lo manifestado por el personal que acompañó la visita, éstas (las inyecciones) no lograron detener el agua de infiltración que se presentó durante la construcción del túnel.

Por su parte, en el recorrido realizado por la superficie del alineamiento del túnel, se contabilizaron 20 quebradas afectadas, de la cuales dos (2) presentaban tramos del cauce secos y otras dos (2) con caudales considerablemente disminuidos (Tabla 1). De esta manera, se estarían viendo afectadas un total de 22 quebradas, incluyendo las quebradas La Nutria y Mata de Guadua.”

Como en el puerto de Tribuga, el interés de la Gobernacion de Caldas por MIEL II propicio la sinergia empresarial recogida en la Promotora Energética del Centro S.A.S E.S.P hoy gerenciada por Orlando Micolta, quien fuera Gerente de Gensa, otra de las promotoras de este proyecto, quienes argumentan que así como con los túneles del trasvase, estas obras no generarían mayor impacto ambiental, pues los túneles de las presas a filo de agua, “son amigables con el medio ambiente”.

No se equivoquen, las comunidades de esta región, del oriente de Caldas, como las de Tribuga e Hidroituango, altamente golpeadas por la violencia, no permitirán una nueva revictimizacion, producto del impacto ambiental sobre los territorios.

Por eso pensar desde ya en una consulta popular, que aunque diferentes sentencias de la Corte no le dan el alcance que merecen, si llevaran a futuros pleitos internacionales, por la protección de ríos majestuosos y pocos conocidos como el rio Moro o Tenerife, este último de donde esperan recoger la mayor cantidad de recursos hídrico. O inclusive, lograr que estos ríos sean sujetos de derecho, sería también una posibilidad en la lucha por la protección de nuestro ya muy golpeado ecosistema.

Quieren recursos, ya el agua cotiza en bolsa no solo la energía.

Twitter: @AlejandroLSFD