17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

JEP otra vez

5 de noviembre de 2020
Por Hernando Arango Monedero
Por Hernando Arango Monedero
5 de noviembre de 2020
Nuevamente la JEO vuelve a ser noticia, infortunadamente no por su operatividad, mas sí porque alguien, más específicamente el presidente Duque les pidió celeridad y efectividad. A esto respondió la saliente presidente de esta Corte, la señora Patricia Linares, pidiendo respeto para esa Corporación, a la par que señalaba que ningún otro poder del Estado podía exigir que esta Corte fallara en uno u otro sentido o actuara como se le indicara.

Hay que decir, en primer término, que la señora Linares ha sido especialmente prudente en todas sus declaraciones, tal y como siempre la hemos visto, no importando a qué haga referencia, bien sea para determinar y precisar los objetivos que se la han trazado desde el Acuerdo de Paz, así como para hacer la defensa de esa Corte ante los ataques que se le han hecho a través del tiempo.

Ahora, en el foro que adelantó la JEP, el presidente Duque exigió a ese ente que cumpliera con su misión, misión que se le encomendó de investigar y sancionar, como corresponde, a quienes resultaren responsables de los delitos en que se hubieren visto comprometidos los actores de la llamada guerra que, se afirma, terminó con el Acuerdo de Paz. Guerra que terminó parcialmente cuando parte de las FARC se acogió a ese Acuerdo. A este llamado del presidente Duque, respondió la señora Linares exigiendo respeto para la independencia del organismo y para sus determinaciones.

Desde luego que la señora presidente de esa Corte cumple al salir en defensa del organismo que dirige, pero olvida que el presidente ha levantado la voz en nombre de los colombianos que vemos como, en los cuatro años que han transcurrido desde la firma del Acuerdo de Paz, no se ha producido una sola providencia que condene o absuelva a alguno de los actores del conflicto. Hay que decir que Colombia no aspira ahora a grandes sanciones para quienes pasaron por sobre los derechos humanos de quienes padecieron las acciones de los alzados en armas. No! Colombia espera que se señale una sanción, por pequeña que ella sea, para quienes secuestraron ciudadanos, reclutaron menores, violaron jóvenes o incurrieron en cualquiera de los múltiples delitos que son de esperar en medio de un conflicto plagado de salvajismos, de parte y parte, en los más de cincuenta años de duración. Olvida la señora presidente de la JEP el que, si bien esa corporación merece todo respeto, los colombianos merecemos también respeto y que los resultados de estos años que lleva de creado ese Tribunal se vean y que los responsables de ellos reciban su sanción, no lo que hasta ahora no se ha producido, y más cuando aparecen sólo como premiados unos, sentados en sus curules en el Congreso de la República y pontificando sobre lo divino y humano en todos los órdenes del quehacer ciudadano, manifestando, con desfachatez, que su único pecado es haber firmado un Acuerdo de paz y negando haber reclutado y violado menores, y haber incurrido en delitos de lesa humanidad.

Señora Linares: Con el respeto que usted me merece y con la admiración que le tengo como persona ponderada y sapiente, considere también, como su obligación, el respeto a una sociedad que espera resultados de una gestión ya extendida en el tiempo y que espera determinaciones. Igualmente, esperamos que el nuevo presidente de esa Corte, entienda que hay que producir resultados, resultados con los que se justificará la creación de ese organismo. Solo ese es nuestro pedido. Nada más.

Manizales, noviembre 5 del año de la Peste.