17 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Una dos y tres, Pachito otra vez.

29 de octubre de 2020
Por Víctor Zuluaga Gómez
Por Víctor Zuluaga Gómez
29 de octubre de 2020

Digamos que la polarización que en este momento existe en los Estados Unidos entre los Republicanos y los Demócratas, no tiene nada que envidiarle a la que vivimos en estos momentos en Colombia entre Petristas y Uribistas.

En el caso nuestro, como es apenas de esperarse, quien toma una posición intermedia, de “centro”, de inmediato es tildado de “tibio”, de “indefinido” y otra cantidad de términos descalificadores. Tanto Sergio Fajardo como Humberto De La Calle han sido víctimas de estos términos  descalificadores. El doctor Fernando Londoño se ha encargado de demeritar y calificar de la manera más infame posible la labor desarrollada por De La Calle en el proceso de negociación del Acuerdo de Paz. Pero no deja de ser paradójico que quien descalifica haya sido un personaje que compró las acciones a Ecopetrol a unos precios especiales, diciendo que era empleado de Ecopetrol, cuando en realidad no lo era.

Pero otro amigo del doctor Londoño, uribista para mayores señas, como es el doctor Pachito Santos, se ha encargado de asumir una actitud de abierta simpatía hacia el candidato gringo Trump, lo que desde todo punto de vista es reprochable. Independientemente de las políticas que agencia el señor Trump, un funcionario público no puede asumir de una manera tan abierta posiciones políticas frente a un proceso eleccionario de un país extranjero. Que eso lo haga un congresista o cualquier otro ciudadano, no tendría nada de raro, pero insisto, un funcionario público, de ninguna manera.

Pensemos, por ejemplo que llega a la presidencia el contendor de Trump y  de inmediato, tome posiciones frente a quienes favorecieron a su contendor. Eso sería nefasto para el país, por el tipo de relaciones económicas y políticas que siempre ha tenido Colombia con Estados Unidos. Y no deja de ser paradójico que la gran cantidad de latinos que se encuentran en los Estados Unidos, estén a favor del señor Trump, cuando éste se ha caracterizado por asumir una actitud de rechazo frente a los inmigrantes. Pero como dicen: no hay cuña que más apriete que la del propio palo.

Se hace necesario que el Presidente asuma una posición clara frente a la neutralidad que deben mantener sus funcionarios frente a los procesos políticos de otros países, y ello implica hacerle un fuerte llamado de atención al doctor Pachito Santos que no acaba de salir de una metida de patas para entrar en otra.