16 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Minga Indígena: ejemplo organización

Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
29 de octubre de 2020
Por Uriel Ortíz Soto
Por Uriel Ortíz Soto
Abogado, analista y columnista de opinión en El Espectador, Revista Semana y Eje 21.
29 de octubre de 2020

Comunidad y Desarrollo

La minga Indígena, por su organización y autoridad moral, ejercida por sus organizadores, durante más de ocho días que duró la llegada a Bogotá y finalmente el regreso a sus lugares de origen, fue todo un espectáculo digno de admirar y  poner en práctica para futuras movilizaciones.

Manifestaron su inconformismo en forma pacífica, pero también folclórica, puesto que se lucieron con sus atuendos de gala indígena, tocando los instrumentos, que siempre los ha caracterizado a través de todos los tiempos.

Se observó que entre cada una de las tribus en que está dividida la población indígena, existen algunas diferencias en cuanto a sus dialectos, forma de vestir y de alimentarse; sin embargo, tienen un criterio común y es el de la conservación y preservación del medio ambiente y el cuidado de los recursos naturales que los rodean.

Las diferentes etnias indígenas dispersas por toda País, tienen también su propia identidad en cuanto a la asociación nacional indígena, con unos protocolos y reglamentos que deben cumplir.

Es indudable que las marchas y las protestas, – siempre y cuando estén justificadas y  desde luego que pacíficas-, son un  derecho fundamental, que no se puede vulnerar bajo ningún punto de vista.

Sin embargo, estas deben realizarse con el previo permiso de las autoridades competentes, quienes las regulan y señalan los protocolos que deben seguirse, durante el desarrollo de las mismas.

Pero, de allí que se exacerben los ánimos, permitiendo la infiltración de delincuentes de toda laya, pierden toda su razón de ser y se convierten con justificada razón en el rechazo ciudadano, con claras implicaciones penales por los hechos y daños causados.

La minga indígena realizada recientemente, envío a los citadinos y al mundo en general, un mensaje de pulcritud y de grandeza; nos demostraron muy a las claras, que los derechos se pueden reclamar en forma pacífica, sin alterar el orden público.

Fue todo un acontecimiento verlos desfilar con sus comparsas y chirimías, sin ningún asomo de violencia y siempre listos a no permitir que los vándalos, se infiltraran en sus recorridos.

Comparada la minga indígena, con las del mes de septiembre promovida por las centrales obreras, que dejó varias personas muertas y desaparecidas, con un inventario de varios CAI, destruidos, saqueos a varios establecimientos comerciales y todo un inventario de violencia, que no tiene ninguna justificación, nos pone a pensar muy seriamente que les debemos aprender el mensaje del pacifismo y de cordura y recibirles cátedras medio ambientalistas.

Preocupa que en estos tiempos de pandemia, Cuando el Covid 19 nos tiene acorralados, sean las centrales obreras, quienes se atrevan a promover marchas y desórdenes, reclamando el cumplimiento de acuerdos, que si bien se han incumplido en parte, muchos de los incumplimientos se debe a la recesión económica, que está viviendo nuestro País, en todos los órdenes.

Considero que moralmente las centrales obreras, deberían hacer un alto en el camino de las protestas y esperar con prudencia que todo se normalice, para que así puedan reclamar el cumplimiento de sus derechos con justificada razón.

Esperamos, que para las próximas marchas y protestas, se aplique el buen comportamiento y la mesura de la minga indígena, puesto que con sus recorridos nos dieron un mensaje de organización y disciplina, queriéndonos decir indirectamente, que los citadinos y quienes nos consideramos gente civilizada, en realidad no lo somos y que debemos aprender de ellos, puesto que además, fuera de su buen comportamiento en las marchas, son verdaderos líderes en la conservación y preservación del medio ambiente y recursos naturales.

Esperamos pues que el ejemplo de la minga indígena, se ponga en práctica, así nos duela reconocerlo, los papeles se invirtieron.

[email protected]