10 de agosto de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

El lugar de las palabras (Pre-Textos) de María Gómez Lara

31 de octubre de 2020
31 de octubre de 2020

Redactor: Darío Jaramillo Agudelo

En estos tiempos los libros de poemas suelen ser la edición de los versos que su autor ha escrito durante un período. A veces, y no importa, sin unidad temática, reunidos por poseer el denominador común de un solo autor. Son más escasos los libros de poemas con vocación de libro, con unidad temática. Y, mucho más raros, los que cuentan una historia de la primera a la última página: este es el caso de El lugar de las palabras y la historia que cuenta le sucedió a la propia autora, María Gómez Lara (Bogotá, 1989). Un buen día “en la pantalla una radiografía de tu cerebro / te muestran una mancha en forma de corazón perfecto bien delimitado / lesión indeterminada en el lóbulo frontal izquierdo / los neurólogos no la reconocen / posible tumor de bajo grado / y el mundo se te cae al suelo de repente te desplomas”.

La historia que cuenta El lugar de las palabras comienza ahí. Seguirá con “agujas hospitales los brazos maltratados / ya no me encuentran las venas”. El médico la tranquiliza (“no tienes por qué angustiarte vas a recuperarte”) y también la angustia (“There’s a chance / that you might lose / your words”). El miedo de perder las palabras: “… mis palabras / nunca pensé que estuvieran / en peligro / que algún día pudiera / no encontrarlas / siempre las palabras / venían / a rescatarme”. “Tengo tanto miedo / que no sé dónde ponerlo”. Entonces, después de exámenes y exámenes, los médicos se deciden por una cirugía en la que pretenden extraer aquella mancha en forma de corazón: “me van a abrir el cerebro para sacarme el corazón”.

No; fiel a la ley de Gozar Leyendo no voy a contar el final, pero sí le digo que es un libro estremecedor. Hay aquí una sinceridad apabullante, honda, sin tapujos. Una sinceridad desbordada que, sin embargo, se expresa con un lenguaje controlado, con mucha carpintería, mucho taller literario y tanta sabiduría poética que las palabras fluyen a la vez como poemas y como confidencias. Conmovedor y excelente. Con su libro anterior, Contratono (ver Gozar Leyendo # 32 aquí), María Gómez Lara obtuvo el prestigioso Premio Loewe a la Creación Joven.

EL LUGAR DE LAS PALABRAS, II

por alguna razón
siempre pensé que las palabras
sólo sufrían de amenazas metafóricas
a diferencia del cuerpo o incluso el corazón
(porque ambos empezaban a romperse con el mundo)
y los oía quebrarse
sentía los huesos rotos
sentía la vida hecha polvo se anunciaba el dolor desde antes
cuando oía el golpe el estruendo el portazo la caída
por ejemplo
cuando llegaste tú
las palabras eran otra cosa
las palabras eran mías
y si se rompían yo podía repararlas
por ejemplo cuando no sabía
cómo nombrar la herida que dejaste
para empezar a cerrarla
escribí y escribí y escribí
tantos poemas
que no se parecían a tu nombre
que no eran suficientes
que no trazaban la forma de tu hueco
palabras y palabras y palabras que no bastaban para borrarte
pero ocupaban un espacio en la página
y al verlas dibujadas
comenzaba a sanar
al rodearte con ellas
empezaba a convertirte en cicatriz
María Gómez Lara

ESE SONIDO

es el sonido de la piel cerrándose supongo
la cicatriz cosiéndose
los diecinueve puntos de metal
o tal vez algo más profundo
algo que craquea desde los huesos
las placas tectónicas de mi cráneo
juntándose otra vez
después del terremoto
reacomodándose
o tal vez algo más profundo aún
tal vez es mi cerebro lidiando con su hueco
haciendo su duelo
echando de menos el corazón que le quitaron
buscando a toda costa una materia
para cubrir la ausencia
creando
como puede
conexiones
de la nada
conexiones
nuevas
para el vacío
tapándolo con algo
tal vez
ese sonido
es mi cerebro
reinventándose
María Gómez Lara