3 de diciembre de 2022
Directores
Juan Sebastián Giraldo Gutiérrez
Ximena Giraldo Quintero

Títeres y Titiriteros

13 de septiembre de 2020
Por Camilo Gaviria Gutiérrez
Por Camilo Gaviria Gutiérrez
13 de septiembre de 2020

El debate de esta semana en Caldas referente a los apoyos que ha recibido el alcalde de Manizales tras el descontento de un sector de la ciudad que viene hablando de una posible revocatoria, nos lleva a titular esta reflexión como “Títeres y Titiriteros”.

El alcalde de Manizales y el Gobernador de Caldas obtuvieron un significativo apoyo en las pasadas elecciones. La ciudadanía votó por sus programas de gobierno y por sus estilos de dirección, influenciados por unas exitosas campañas publicitarias, que en otra ocasión podríamos analizar la percepción que se logró vs la realidad. La discusión a menos de un año de gobierno y en medio de las dificultades que se han tenido por la pandemia ocasionada por el Covid 19, no deberían estar en los resultados o en sus estilos. Lo de evaluar resultados se explica por el poco tiempo que llevan, y lo de los estilos y la forma de comportarse, así en lo personal no me guste, a la gran mayoría de los caldenses los seduce y les encanta. Nuestro alcalde y nuestro gobernador tienen hoy toda la legitimidad para ejercer sus cargos, a menos que detrás haya existido algo indebido y que sea demostrado por los entes de control.

En donde si debe estar el debate, es como los diferentes actores estamos haciendo vigilancia ciudadana y control político, como es mi caso como diputado que llegué a la asamblea gracias a la nueva ley de equilibrio de poderes, para que precisamente en algo se ayude a controlar la corrupción. Por eso a raíz de esta discusión, quiero hacer 3 observaciones:

  1. El gran problema hoy en Caldas NO son los mandatarios actuales per se. El gran problema que tenemos como sociedad es que ambos, el alcalde de Manizales y el Gobernador de Caldas, llegaron a pagar favores. Tenemos un alcalde y un gobernador que no son Independientes, que no son autónomos en la toma de sus decisiones, y que fueron respaldados por unos “empresarios” que desde hace tiempo en Caldas vienen enriqueciéndose con las históricas mañas de contratación: licitaciones tipo sastre, el famoso 10-15% de coima, proyectos elefantes blancos, y más modalidades que se inventan todos los días para robar.
  2. Para combatir la corrupción los diferentes actores tenemos que cambiar. Los concejos y las asambleas deben actuar con objetividad, rigurosidad y sin clientelismo. Los entes de control se deben despolitizar. La ciudadanía debe asumir con mayor entusiasmo el rol de veedor y denunciar. Los columnistas y generadores de opinión deben actuar con independencia. Hoy desafortunadamente la pauta y los contratos públicos influyen mucho en el criterio, hasta el punto que un delito o actuación que está mal vista en la alcaldía, en la gobernación No, o viceversa.

Si al alcalde y al Gobernador les va bien, a Manizales y a Caldas le va bien. Por eso necesitamos apoyar los proyectos, decisiones e iniciativas que sean necesarias para el bienestar de los ciudadanos. Pero también debemos entre todos, sin miedo, con objetividad y rigurosidad, combatir la corrupción.