7 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

A por de, evocar-provocar, pleonasmo, porque-por que

Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
8 de septiembre de 2020
Por Efraim Osorio
Por Efraim Osorio
Profesor y catedrático, algunos años; rebuscador, otros tantos, y hoy, escritor y defensor ferviente de nuestro hermoso lenguaje castellano.
8 de septiembre de 2020

Quisquillas de alguna importancia 

El uso extendido entre nosotros de ese dislate gramatical, ¿lo hace castizo? No me parece. 

No es lo mismo ‘escapar de’ que ‘escapar a’. Elemental. Por esto, considero extraño que un columnista veterano como Juan Pablo Calvás se enguarale con esta construcción gramatical, pues así  escribió: “Estas dos fotografías muestran la realidad del despelote al que ya no podemos escapar los colombianos” (El Tiempo, 25/8/2020). Uno no se dirige a un despelote –no lo busca–, sino que trata por todos los medios a la mano de alejarse de él, a no ser que uno sea un vándalo. “…del que ya no podemos escapar los colombianos”, lo castizo. En este caso, el complemento de la preposición ‘de’ es de procedencia, de origen; el de la preposición ‘a’, de finalidad o término. El mismo argumento me sirve para manifestar mi desacuerdo con la Academia de la Lengua que acepta como colombianismo el uso equivocado de la preposición ‘a’ con los adjetivos ‘distinto’ y ‘diferente’, que rigen la preposición ‘de’. Posición sustentada por el régimen de los respectivos verbos, ‘distinguirse de’ y ‘diferenciarse de’, pues no decimos ‘se diferencia a’ ni ‘se distingue a’, sino ‘se diferencia de’ y ‘se distingue de’. El uso extendido entre nosotros de ese dislate gramatical, ¿lo hace castizo? No me parece. ***

El ex embajador Luis Carlos Villegas, en su columna de El Tiempo, cita a Rodrigo Botero, que afirma: “Pasar de una protección infinita a una cuantificable  constituida por un arancel bajo, más una tasa de cambio flexible, evocará la protesta de algunos sectores empresariales, que prefieren…”  (27/8/2020). De acuerdo con el contexto, no se trata del ‘recuerdo de una protesta’, sino de su ‘posibilidad’, que debe expresarse con el verbo ‘provocar’ o ‘causar’ o cualquiera de sus sinónimos (‘suscitar, promover, motivar’). No se debe confundir ‘evocar’ (“traer algo a la memoria o a la imaginación”) con ‘provocar’ (“incitar, inducir a alguien a que ejecute algo”). Aunque los dos verbos vienen del mismo latino ‘vocare’ (llamar), se diferencian por el respectivo prefijo, que los caracterizan. ***

A un acucioso lector le sonó pleonástica la expresión ‘vaivén oscilante’ de la siguiente frase: “Ahora está la ciudad sometida a los vaivenes oscilantes de su personalidad…” (LA PATRIA, Flavio Restrepo Gómez, 27/8/202). Y con razón, porque, precisamente, ‘vaivén’ (de ‘va y viene’) es un movimiento oscilatorio, porque es un “balanceo u oscilación; movimiento alternativo de una cosa en una y otra dirección” (M. Moliner). Y ‘oscilación’, “acción y efecto de oscilar” (del latín ‘oscillare’ – ‘balancearse’), es “efectuar movimientos de vaivén a la manera de un péndulo o de un cuerpo colgado de un resorte o movido por él”). No siempre los pleonasmos –que entrañan redundancia– son condenables, al contrario, aconsejables, pues puede darle más fuerza a lo que se quiere expresar, por ejemplo, en este pasaje de El Quijote: “-Quisiera (…) que estuviera presente aquel religioso que a la mesa el otro día (…) para que viera por vista de ojos si los tales caballeros son necesarios…” (II-XXXVI). ‘Por vista de ojos’ significa ‘por sus propios ojos’. Pero en la frase glosada sí sobra el adjetivo ‘oscilante’, como le pareció a don José Ituriel. ***

No siempre ‘porque’ es ‘porque’, porque cuando significa ‘para que’ debe escribirse en dos palabras, ‘por que’. El titular de la columna de Jhoana A. Patiño López dice: “¡Porque vivas nos queremos!”, que debió escribir “¡Por que vivas, nos queremos!”. La explicación de esto la tiene el modo del verbo ‘vivir’, ‘subjuntivo’, como en la frase citada, pues lo que la redactora quiso expresar es un deseo. Si lo que pretendió manifestar fue la razón por la cual  ‘nos queremos’, el modo apropiado es el indicativo, así, con la conjunción causal: “Porque vives, nos queremos”. *** 

Tomado de Twiter, aviso de un almacén: “Se solicita personal femenino (a). Local: 20-21. Imagen compartida por UNO+,  “twittero” de Bogotá”. “El colmo de los colmos”, comentó mi hijo Juan Guillermo, mi fuente. ¿Es nocivo o no el absurdo lenguaje incluyente?

[email protected]