16 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

La autoridad electoral pone el ojo en cuentas de campaña de Duque

11 de agosto de 2020
11 de agosto de 2020

Bogotá, 12 ago (EFE).- La presunta financiación ilegal de campañas agita de nuevo la política colombiana por la indagación preliminar abierta por el Consejo Nacional Electoral (CNE) contra la del presidente Iván Duque, trama que involucra a una prófuga de la justicia y a un millonario venezolano.

El CNE, que regula y vigila la actividad de candidatos y partidos, anunció este martes la indagación que además de Duque incluye al gerente de su campaña presidencial, Luis Guillermo Echeverri Vélez, y al partido de gobierno Centro Democrático, «por la presunta vulneración de las normas electorales sobre financiación de campañas políticas para el periodo constitucional 2018-2022».

El organismo busca establecer si el Centro Democrático o la campaña de Duque a la Presidencia recibieron donaciones de dinero del empresario venezolano Oswaldo Cisneros, algo que está expresamente prohibido por la ley, que no permite aportes de personas naturales o jurídicas extranjeras.

Esta no es la primera vez que la campaña de un presidente colombiano es investigada por el origen de sus recursos, ya que sucedió con la de Ernesto Samper en 1994 y con la de la reelección de Juan Manuel Santos en 2014, así como con la de su rival de entonces, Oscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático.

RESPUESTA DEL CENTRO DEMOCRÁTICO

Ni Duque ni el Gobierno se han pronunciado aún sobre decisión de hoy del CNE, pero el Centro Democrático respondió con un comunicado en el que asegura que todos los manejos de dinero se han hecho conforme a la ley.

«En todas las campañas el manejo de los recursos se lleva a cabo con estricto apego a la ley, con controles muy severos de los ingresos de particulares, créditos, gastos e inversiones», manifestó el partido.

Sin embargo, el organismo electoral basa sus sospechas en una revelación que la propia directora del Centro Democrático, Nubia Stella Martínez, hizo en una conversación telefónica con María Claudia Daza, quien hasta junio pasado, cuando se destapó el caso, era asesora del expresidente Álvaro Uribe, hoy en detención domiciliaria por otro proceso que le sigue la Corte Suprema de Justicia.

POSIBLE DINERO DEL EXTERIOR

En la conversación, interceptada por la Fiscalía como parte de otra investigación, Daza pregunta a Martínez «¿Qué pasó con lo del venezolano?», a lo cual ésta responde: «Sí. ¿Sabes cuánto nos dio? 300.000 dólares», aunque después alegó haber cometido un lapsus y que en realidad quería decir que el magnate «ofreció dar».

Por eso, el CNE decidió citar a Daza «para que rinda testimonio» sobre distintas conversaciones, entre ellas las que mantuvo con Martínez «en las que se habla de supuestos aportes económicos del empresario venezolano Oswaldo Cisneros, por un valor de 300.000 dólares».

El empresario es miembro de la familia que controla el Grupo Cisneros, uno de los conglomerados más poderosos de Venezuela, presidente de la empresa de telecomunicaciones Digitel, y según medios de ese país, también ha hecho negocios con la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Martínez también fue llamada a dar su testimonio sobre esa posible donación, por lo cual el Centro Democrático aseguró este martes que acudirán al CNE para presentar «los soportes correspondientes» y señaló que todas las cuentas del partido en 2018 «fueron debidamente avaladas, registradas y certificadas por la autoridad electoral y han estado abiertas al escrutinio público».

El pasado 1 de julio, el director del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía, Alberto Acevedo, anunció una inspección de ese organismo a la sede del Centro Democrático luego de que la propia Martínez manifestara «su intención de aportar algunos elementos» a las pesquisas.

PISTAS EN VENEZUELA

Además de la presunta donación de Cisneros, el enredo de la financiación electoral del partido de Gobierno no es la única pista que conduce a Venezuela, país donde está detenida la excongresista colombiana Aída Merlano, quien en Caracas ha dado declaraciones en las que acusa a políticos y empresarios de corrupción electoral y de ayudarle en su fuga de una cárcel bogotana.

Merlano, condenada en Colombia a quince años de cárcel por corrupción electoral, se fugó en octubre pasado aprovechando una cita en un consultorio odontológico de Bogotá y fue recapturada el 27 de enero en Maracaibo (Venezuela).

En una entrevista que dio días después a la revista Semana, Merlano acusó a miembros de la poderosa familia Char, de Barranquilla, y al empresario Julio Gerlein de poner la maquinaria política de la región al servicio de la campaña de Duque.

«Y todos compraron votos para elegir a Duque», manifestó Merlano, por lo cual el CNE también decidió citarla «para que amplíe información con relación a las declaraciones» que dio a la revista, pero como la excongresista está en Caracas, «la diligencia se realizará por los canales diplomáticos correspondientes», algo improbable dado que las relaciones entre Colombia y Venezuela están rotas desde febrero de 2019.

LAS ALIANZAS DEL «ÑEÑE»

Y si le faltaba un personaje oscuro al caso ese es el fallecido ganadero José Guillermo Hernández, que estuvo casado con la Miss Colombia de 1985, María Mónica Urbina, y era conocido como «Ñeñe», que está en el origen de la indagación.

Hernández, que fue asesinado en un atraco en mayo de 2019 en la ciudad brasileña de Uberaba, era investigado como presunto testaferro de narcotraficantes de los departamentos del Cesar y La Guajira (norte), y por el homicidio del joven Oscar Rodríguez, perpetrado en 2011.

En unas de las interceptaciones de la Fiscalía a Hernández, que durante meses estuvieron engavetadas, éste habla con una mujer de una supuesta compra de votos para la campaña de Duque en La Guajira, y esa mujer resultó ser María Claudia Daza, que ahora tendrá que explicar los alcances de esos diálogos a la autoridad electoral. EFE