27 de enero de 2022
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Ideas para que disfrutes tu retiro

12 de agosto de 2020
Por Fernando Escobar Giraldo
Por Fernando Escobar Giraldo
12 de agosto de 2020

Pregunté en el diccionario de la lengua española ABC, el significado de la palabra “Retiro”, y ésta es la respuesta: “Es la etapa en la vida de un profesional – a menudo cercana a la ancianidad – en que éste interrumpe su carrera laboral por completo y, en la mayoría de los casos, comienza a vivir de un estipendio mensual que se conoce como pensión o jubilación y que es otorgado o bien por el Estado, o bien por una empresa privada contratada por el individuo, reconociendo un porcentaje por cada año de aportes que el profesional ha realizado como trabajador”. Hasta aquí el diccionario.

Con mi mayor respeto por quien redactó esa definición, le quitaría las palabras: “por completo”. Existen actividades laborales distintas a las habituales, que nos motivan a seguir viviendo y por ello no estoy de acuerdo con esa parte de la definición.

No existe una edad predeterminada para el retiro. Hay personas que se retiran, laboralmente hablando, a los 40 años y hasta menos. Otras, la mayoría, lo hacemos después de los 60 que es cuando el Estado comienza a darnos un aporte mensual basado en nuestro trabajo de toda una vida. Esa edad de retiro, llamésmole desde el punto de vista legal, varía de país a país, y generalmente cambia esporádicamente de acuerdo a los cambios en expectativas de vida y también según el género.

Siempre encuentro en el camino a muchas personas que se topan con la circunstancia de no saber que hacer con el tiempo que, en la mayoría de los casos, les sobra, durante su retiro. Algunos la pasan tan mal que la inercia los lleva a la muerte.

Hoy les quiero compartir lo que llamo mi plan de retiro. Me funciona a tal grado, que el tiempo no me alcanza para hacer todo lo que quiero.

Lo primero que hice fue una lista de mis mayores virtudes y capacidades. Y otra de todo lo malo y que debía corregir: Malos hábitos, defectos, quebrantos de salud, en fin. Poco a poco, en estos dos años, he ido logrando cambios positivos. No les menciono las listas porque son personales de cada uno. Mi mayor prioridad, antes y durante mi retiro es mi familia que conlleva muchas cosas, entre ellas mantener mi buena salud.

Mi plan personal ha sido el siguiente, consta de 13 puntos:

  1. En lo posible, acostarme antes de las 12 de la noche (entre Lunes y Viernes) y dormir mínimo 8 horas, es decir, levantarme a las 8AM ó a las 7AM si voy a la cama a las 11PM.
  1. Hacer 45 minutos o una hora diarias de ejercicio, entre Lunes y Viernes.
  1. Meditar media hora los días Lunes, Miércoles, y Sábado.
  1. Comenzar mi jornada laboral desde mi casa, todos los días (Lunes a Viernes) a las 10AM o antes (Esto incluye: Planificación, Desarrollo de actividades programadas, Reuniones, Llamadas telefónicas o skype, Elaboración y envío de cartas, Planificación y desarrollo de promoción y publicidad, Revisión y mantenimiento de redes sociales, Revisión y mantenimiento de página o páginas web).

En mi caso, la jornada laboral también incluye, entre otros: Investigar, escribir, grabar podcast, hacer relaciones públicas para empresas, escribir para varios medios de comunicación, hacer traducciones, construir mi propio medio de comunicación electrónico, elaborar y enviar boletines. Y más. El ingreso es suficiente para mantener mi retiro y hasta para seguir ahorrando.

NOTA:  Trato al máximo (en lo posible) de que mis citas sean telefónicas o electrónicas en vez de personales. Estas últimas son solamente las indispensables o convenientes. Y si puedo evitar llamadas telefónicas, lo hago usando mensajes de texto o emails.

  1. Excepto que existan cosas pendientes, siempre, dentro de la jornada laboral, incluyo al menos una hora de estudio: Ej. Idioma Inglés, elaboración y/o mantenimiento de páginas web, manejo de programas, muchas cosas más, etc…) Aprovecho los cursos gratuitos que ofrecen muchas universidades del mundo.
  1. Entre 1PM y 3PM diariamente: Almuerzo, comparto con mi esposa, en ocasiones hago siesta de al menos media hora, veo tv o leo.
  1. De 3PM a 7PM jornada laboral. Según este plan, mi jornada laboral neta es de 6 horas diarias, 4 días a la semana para un total de 24 horas.
  1. Los días Jueves de cada semana están dedicados exclusivamente a la casa y actividades aledañas. Esto es: Reparaciones y mejoras, limpieza, pago de cuentas, compras, cuidado y organización del garage, gestiones fuera de la casa, manejo bancario, citas médicas u otras, organizar y planificar finanzas y asuntos personales o de familia, apoyar en lo que me sea posible la educación de nuestros nietos, mantenimiento o reparación de equipos (computadoras, discos duros, memorias, cámaras, tabletas, “gadgets”, etc.). Al final de la jornada del Jueves generalmente dejo escrito lo que voy a hacer el Jueves siguiente.

NOTA: Trato de no variar el día pero lo hago si las circunstancias lo ameritan.

  1. Trato, en lo posible, que de mis nuevos ingresos, por el concepto que sea, un 20% es para ahorrar.
  1. En las noches dedico tiempo a la familia, a leer, ver películas, disfrutar mis hobbies, la música, la fotografìa, mantener archivos, jugar, etc…
  1. Sábados y Domingos son para la familia, actividades con mi esposa, los nietos, los hijos, mis hermanos, otros familiares, amistades. Organizar viajes cortos, leer, hacer compras, en fin.
  1. En lo posible, planifico con mi esposa y, si es posible otras personas, viajes de vacaciones, por lo menos dos veces al año.
  1. Una vez a la semana, en horas de la noche (el día varía), mi esposa y yo nos reunimos con un grupo de amistades en casas diferentes, para jugar, contar anécdotas, intercambiar información o simplemente conversar. Todos lo hemos convertido en costumbre y la pasamos muy bien.

Mi plan es tan solo un ejemplo, cada quien puede hacerlo según su criterio, capacidad, actividades, aficiones, y demás. Y lo altero cada vez que sea necesario.

Y si crees que no hay nada para hacer, te comparto algunas ideas: Leer, escribir, vender productos por internet, participar en concursos literarios o de otra naturaleza, tomar fotografías y crear tu banco de fotos, dictar talleres, conferencias o seminarios (webinars); crear cursos para enseñar aquello que dominas, crear tu propio blog o página web, desarrollar habilidades artísticas o deportivas, hacer ejercicios, hacer voluntariado, crear una organización, aprender a tocar un instrumento musical, participar en coros o en tertulias, armar rompecabezas, actividades con tu iglesia, navegar por internet, ir de excursión, oír la radio, planificar las finanzas. Hay miles de actividades posibles. Claro está, algunas no pueden realizarse en este tiempo de pandemia.