12 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Habilidades hacia la competencia textil

*Escenógrafa colombiana residente en Buenos Aires, Argentina, graduada en la Universidad de Palermo como Diseñadora de Espectáculos
9 de agosto de 2020
Por Vanessa Lya Giraldo Orozco*
Por Vanessa Lya Giraldo Orozco*
*Escenógrafa colombiana residente en Buenos Aires, Argentina, graduada en la Universidad de Palermo como Diseñadora de Espectáculos
9 de agosto de 2020

Para que el área textil colombiana pueda adaptarse a las nuevas exigencias y demandas, del mundo globalizado, debe generar habilidades orientadas a competir con marcas internacionales, diversificar mercados, aumentar la participación en la oferta de productos y formatos de valor agregado y aprovechar las oportunidades generadas por las tendencias globales.

Hay tres aspectos que tienen gran potencial para que la industria de textil en Colombia obtenga mejores resultados. El primero de ellos es el compromiso ético de las empresas, cada vez son más fuertes y frecuentes diversos argumentos como el cambio climático que vivimos o el abuso y el maltrato que sufren los niños cuando son obligados a trabajar. Los consumidores, cada día están más sensibilizados y familiarizados con estos temas, tienen este tipo de cosas más en cuenta a la hora de hacer sus compras y, evidentemente, las grandes marcas empiezan también a implementar una línea que cumpla con estas exigencias de compromiso ético que los clientes demandan.

Esto se muestra como gran oportunidad a la industria colombiana porque ésta podría consagrarse en primer lugar como un productor Fairtrade y convertirse así en una opción de abastecimiento no riesgosa en relación con el tema ético. Colombia tiene una amplia biodiversidad que podría ser aprovechada para el desarrollo de productos verdes a partir de fibras naturales. El desarrollo de productos orgánicos con costos competitivos podría convertirse en una fuente de ingresos interesante para el país.

El segundo aspecto que Colombia debería aprovechar es la consideración de que el costo no es el único factor que incide sobre la rentabilidad. Aspectos como la frecuencia de surtido en las tiendas, la exclusividad y la innovación pueden influir fuertemente en el precio de venta de las prendas. Es por lo anterior que los modelos de compra de las grandes marcas se desarrollan alrededor del costo, la velocidad y la calidad.

La posición geográfica de Colombia es una ventaja competitiva para llegar a los países de la región con la rapidez que el mercado espera, convirtiéndose en el centro de manufactura de marcas de fast fashion que operen en la región, además de aprovechar su ventaja geográfica, logra volverse distintivo en oportunidad de entrega (velocidad y cumplimiento).

La tercera oportunidad de crecimiento que Colombia tiene es la subcontratación de tareas. La mayoría de los grandes empresarios cuentan con una alta participación de compra de producto terminado dentro de su estrategia de abastecimiento. Para algunos sigue siendo más rentable encargarse directamente de tareas como la compra de la materia prima, pero aun así subcontratan algunas tareas como el diseño y la fabricación de las prendas. Colombia debería aprovechar esta tendencia para convertirse en un proveedor de tareas de valor agregado, por ejemplo: diseño de colecciones, gestión logística y de inventarios, entre otras.

De esta manera el sector podrá asegurar su posición en el mercado local, convertirse en un líder regional y ganar participación en nichos de mercado globales.