6 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Colombia ya tiene aprendizajes en cuanto a pacientes de cuidado crítico

28 de agosto de 2020
28 de agosto de 2020

Tras seis meses de atención a usuarios en unidades de cuidado intensivo –UCI- a causa del covid-19, hoy la comunidad hospitalaria revela que se ha logrado una disminución de la mortalidad del paciente crítico. Así lo indicó Guillermo Ortiz, médico intensivista y director de Medicina Crítica de la Universidad El Bosque, en el programa Prevención y Acción de la Presidencia de la República.

«Cuando uno se enfrenta a un paciente crítico hay tres variables fundamentales: la edad, la comorbilidad y la severidad de la enfermedad», explicó el galeno, añadiendo que en el objetivo de disminuir la mortalidad, la edad y la comorbilidad son no modificables en una UCI, pero sí se puede evitar que se infecten los pacientes mayores de 70 años, diabéticos o con enfermedad coronaria.

Para tal objetivo los servicios de urgencias están siendo más oportunos. Ya hay escalas de estratificación del riesgo para detectar aquellos pacientes que pueden volver a la casa, los que van a ser hospitalizados y aquellos pacientes que deben ir a UCI.

Además, dijo el intensivista, «ya en UCI hemos aumentado la oferta, tenemos más camas, los pacientes llegan de manera más oportuna, hemos aprendido a tener estrategias ventilatorias no invasivas con el fin de evitar intubar pacientes que antes llevábamos a ventilación mecánica invasiva».

En otros aprendizajes, señaló, ya hay estrategias farmacológicas basadas en la evidencia -no muchas, pero algunas han sido soportadas por ensayos clínicos controlados-, dijo Ortiz. «Hemos aprendido a usar nuevas posturas de ventilación en posición prona, como también a proteger el pulmón y esto bajo un paraguas muy importante», añadió.

Dicho paraguas es, según Ortiz, el trabajo en grupo interdisciplinario de las UCI compuesto no solamente por médicos, sino también por enfermeros, terapeutas, nutricionistas y psicólogos. «Todo un esfuerzo en armonía que hace adherencia a normas de manejo y también la educación para profesionalizar el recurso humano», precisó.

«De esta manera, el mensaje es primero evitar que los pacientes vulnerables se infecten; y segundo, a través de la educación y  la implementación del trabajo en grupo mejorar cada vez más nuestro aprendizaje en el paciente covid-19», finalizó.