18 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Minsalud: «Cómo el aislamiento preventivo permitió restarle velocidad a la epidemia y capacitar al personal médico»

14 de julio de 2020
14 de julio de 2020

 Bogotá, 14 de julio_ RAM_ 5.346 camas de Unidad de Cuidado Intensivo se han logrado con el plan de expansión y puesta en marcha de inversiones para la adquisición de equipos médicos, dijo el ministro de Salud, Fernando Ruiz.

«Así como de capacitación del talento humano en salud hoy contamos con 7.535, creciendo así 41% en número de camas reales en el territorio nacional», destacó.

“Teníamos 3.167 camas en cuidado intermedio y hoy tenemos 368 adicionales. Un esfuerzo que tiene que ver con Nación, Gobierno Nacional y esfuerzo de territorios”, explicó el ministro Ruiz Gómez, en el programa Prevención y Acción de la Presidencia de la República.

Agregó que no solo es la disponibilidad de ventiladores adquirido para las eventualidades en diferentes ciudades, “sino que desde el inicio se tuvo un plan de preparación específico para la formación de talento humano idóneo y con capacidad porque sabíamos que no íbamos a tener los intensivistas que se requieren para una expansión”.

Con el apoyo de Ascofame, Amci, Universidad Nacional y diversas universidades se han formado esas capacidades a través de cursos virtuales y entrenamientos in situ con cerca de 16 mil capacitaciones en este tiempo.

Además, dijo el ministro, con el apoyo de diferentes entidades se hace asistencia técnica para la puesta en marcha de UCI e incluso desde la Supersalud se ha contado con la capacidad de enviar equipos específicos para apoyar en hospitales intervenidos.

“Un esfuerzo grande para la formación de capacidades que hoy da tranquilidad en la formación adecuada. Protocolos, consensos clínicos y todo lo que implica tener una adecuada atención para los colombianos”, añadió.

La epidemia en ciudades

El ministro Ruiz Gómez habló también del efecto específico del aislamiento preventivo obligatorio nacional, así como de la situación de diferentes ciudades del país.

“El objetivo con el aislamiento era reducir el número reproductivo efectivo, la velocidad de transmisión de la enfermedad. Pasamos de que cada persona contagiaba a más de 2.5 personas, a estar en 1.18. El ideal es siempre estar por debajo de uno”, sostuvo el ministro.

El número de personas contagiadas es tan amplio, afirmó el jefe de la cartera de Salud, que por eso vamos creciendo en el número, pero eso no quiere decir que estemos en una velocidad acelerada, sino que generemos las capacidades para una atención adecuada.

Todo lo anterior ha facilitado que las ciudades vayan a diferentes velocidades. Por ejemplo, Medellín con un Rt de 1.24, Bogotá 1.14 y Leticia 0.96.

“Uno de los ejemplos para ilustrar es el caso Barranquilla con una crisis importante. Ya el número de fallecidos ha venido bajando de manera consistente en la última semana y media. Lo anterior se traduce en que el brote está pasando, sin embargo, es importante destacar que se podría presentar un rebrote”, afirmó.

También se presenta la situación de ciudades en las que ya se está en fase de descenso. Y ciudades como Leticia en la que ya se tiene la claridad que la fase crítica que se tuvo hace mes y medio se superó. “Cúcuta ha tenido tasas bajas de afectación y probablemente el pico se dará en el mes de septiembre”, agregó.

“Esto implica que el esfuerzo que se ha hecho permite diferir la presentación de los picos epidemiológicos y que cada ciudad tenga la dotación que necesita de recursos”, sostuvo.

Finalmente, el ministro respondió a la pregunta de ¿en qué situación estaríamos si no se hubiera hecho nada? “Si no hubiéramos hecho nada tendríamos un pico de contagio en la primera semana de mayo de 10 veces la magnitud del que tendremos hacia finales de agosto y principio de septiembre. No tendríamos una afectación diferencial por ciudades ni la preparación de la que hemos hablado”, manifestó.

Además, no contaríamos con Coronapp, así como el conocimiento y vigilancia ciudad por ciudad de la afectación, ni de cercos epidemiológicos. “Cosas que parecen pequeñas, pero que han hecho la diferencia para poder tomar decisiones con información a nivel nacional y local”, finalizó.