18 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Alcalde de Medellín emula al dictador Nicolás Maduro

27 de julio de 2020
27 de julio de 2020

Tanto de largo como de ancho tiene la postura del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, de solicitar a Cuba ayuda con personal médico para enfrentar de la mejor manera el coronavirus que ahora azota al mundo entero.

“Cada quien tira para su costal”, dice el adagio popular, al señalar que en la mayoría de las disputas por cosas materiales es válido asumir posiciones de defensa.

Por lo tanto es lógica y entendible la posición asumida por la medicina en general y las agremiaciones que la representan, de defender su trabajo y el derecho a ejercerlo, aunque en el fondo queden cuestiones por resolver, como por ejemplo, si hay suficiente cantidad de profesionales y si estos — en su totalidad – están capacitados para enfrentar la pandemia.  Pero eso será asunto de otro debate.

Lo que si raya en la ordinariez, la ridiculez y la ignorancia, es el aspecto político, retrógrado y retardatario que algún sector colombiano ha querido darle a la gestión del alcalde Quintero.

Como parece que todavía ese sector no se ha dado cuenta que perdió las elecciones el pasado mes de octubre, aprovecha cualquier circunstancia, por nimia que sea, para tratar de sacarse el clavo de esa inesperada derrota y caerle con todo al alcalde Quintero.

En tan solo ocho palabras sintetizó el mandatario de los medellinenses la errónea y mendaz posición asumida por los ultragodos; “La vida está por encima de la política”.

Decir como dijo alguno de esos recalcitrantes que Cuba solo exporta “el comunismo destructivo de las naciones”, es ignorar la evolución del mundo y querer permanecer en el oscurantismo.

O calificar de “inaudita” la intención de mejorar la atención de los pacientes, como se atrevió la senadora María Fernanda Cabal, es igual de atrabiliario, aunque a ella se le puede excusar porque en su vida solo ha estado dedicada a ir tras las reses de su marido.

Pero en este concierto de sandeces, el campeón resultó ser el ex presidente Uribe, quien vaticinó que con la posible llegada de médicos cubanos a Medellín, Colombia comenzaría a recorrer el camino que la llevaría a ser otra Venezuela.

Debió agregar Uribe, para meter más miedo, que por esa vía están transitando ahora Italia y España, entre otros cándidos países que pidieron y obtuvieron la ayuda médica del régimen cubano para combatir la pandemia.

No le faltó sino decir que los galenos de la isla antillana, venían para convertir nuestros parroquiales cerros Nutibara y El Volador, en la novísima Sierra Maestro del siglo XXI.