14 de mayo de 2021
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Un tiro en el pie

Ingeniero electricista y Mecánico, Exrector de la Universidad Tecnológica de Pereira, Exgerente de las Empresas Públicas de Pereira, Exgerente Regional de Telecom, Exprofesor de la UTP.
23 de junio de 2020
Por Luis Enrique Arango
Por Luis Enrique Arango
Ingeniero electricista y Mecánico, Exrector de la Universidad Tecnológica de Pereira, Exgerente de las Empresas Públicas de Pereira, Exgerente Regional de Telecom, Exprofesor de la UTP.
23 de junio de 2020

Los tres días sin IVA fueron incorporados dentro de la ley de crecimiento económico aprobada a finales del año pasado, después de que la ley 1943 de 2018, llamada ley de financiamiento fuera declarada inexequible por la corte constitucional . Fué una disposición endulzante para la aprobación de la ley, que según los entendidos le otorgó además grandes beneficios tributarios innecesarios al gran capital. Tanto la ley de financiamiento como la de crecimiento económico fueron reales reformas tributarias con nombres atractivos.

Los tres dias sin IVA, se explicaron como una forma de estimular la economía , procurando de paso un ahorro de los consumidores, para fechas de baja demanda o de disponibilidad de recursos de los compradores ( primas, etc). La definición de las fechas específicas y detalles quedó en la ley en cabeza de la DIAN.

El Gobierno Nacional resolvió en medio de la emergencia sanitaria y la cuarentena, involucrar los tres dias como un mecanismo de ayudar al decaído comercio y se fijaron el 19 de junio, 3 de julio y 19 de julio , como los tres dias sin IVA señalados . Se amplió el universo de bienes a adquirir y las cuantías . Estábamos a la altura del 18 de mayo. Los centros comerciales estaban cerrados , apenas se proyectaba su apertura a través de pilotos a partir de Junio .

En ese momento lo único seguro era que el 19 de junio las operaciones de comercio iban a ser virtuales a través de tarjeta u otros mecanismos . Sin embargo en la medida que se fue ingresando a la reactivación la guardia se fue bajando y la población fué inducida a las compras presenciales.

Se cae de su peso que una oferta de esa naturaleza implica prepararse para competir pues las existencias son limitadas. Y si como se advirtió debían atenderse restricciones al ingreso con mayor razón había que acudir temprano para no quedar por fuera de las ofertas.

Craso error. Imaginemos que invitamos a la plaza principal para que los primeros 100 que lleguen reciban un subsidio en efectivo. Guardadas las proporciones no estamos muy lejos de lo que ocurrió.

Peor aún intentar responsabilizar a los Alcaldes de no haber actuado para evitar las aglomeraciones cuando había una publicidad desde el nivel central para que la gente saliera. Todo lo contrario al eslogan central de quedarse en casa.

Es tarde ya para llorar sobre la leche derramada. Quedamos a la espera de los eventuales contagios que puedan haberse producido.

Con las compras virtuales era suficiente, si de activar la economía se trataba, sin correr semejante riesgo . Por hacer bonito se termina haciendo feo como se suele decir. La forma de ayudar a la población tiene otros caminos .

Mucho ya se ha hablado de esta torpeza y vano sería insistir en ello. Esperemos que para los dos dias restantes las cosas sean a otro precio .