3 de agosto de 2020
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina

Supersalud fortaleció las estrategias de inspección y vigilancia sobre las EPS e IPS

24 de junio de 2020
24 de junio de 2020

Bogotá, 24 de junio de 2020. Desde el momento en que se declaró la emergencia sanitaria por causa del covid-19, la Superintendencia Nacional de Salud fortaleció las estrategias de inspección y vigilancia buscando proteger la vida de los colombianos y el flujo efectivo de los recursos.

Las estrategias se han enfocado en extremar la vigilancia sobre aseguradores (EPS) y prestadores (IPS) para garantizar la oportuna prestación de servicios y definir una ruta de control al flujo de los recursos irrigados al sistema de salud.

Así mismo, el propósito ha sido vigilar el plan de protección al personal de la salud y garantizar la prestación de los servicios a los usuarios, al igual que asegurar el aumento de las capacidades instaladas en la red pública intervenida o con medida especial de la Superintendencia.

Vigilancia a EPS e IPS

Entre marzo y junio, la Supersalud ha realizado la intervención forzosa administrativa de 5 hospitales regionales que mostraban deficiencias administrativas, financieras, jurídicas y asistenciales, y que ponían en riesgo la adecuada prestación de los usuarios, especialmente durante la pandemia.

Esos 5 hospitales son San Rafael, de Leticia; Julio Méndez Barreneche, de Santa Marta; Nuevo Hospital San Francisco de Asís, de Quibdó; San Marcos (Sucre), y Sandiego de Cereté (Córdoba). En estos centros asistenciales se ordenó remover a los gerentes y se designó a agentes especiales interventores para iniciar su recuperación.

A los hospitales de Leticia y de Quibdó ha llegado la ‘Misión Colombia’: 23 profesionales que apoyan la atención de los pacientes contagiados y asesoran el manejo de las unidades de cuidados intensivos (UCI).

Vigilancia de protocolos

La Supersalud realizó visitas a 9 EPS para verificar el cumplimiento de los protocolos establecidos durante la pandemia. Se identificaron deficiencias que ponían en riesgo la correcta prestación de los servicios de salud a sus afiliados, por lo que las EPS debieron implementar inmediatos planes de mejora.

Seguimiento a casos de contagio y pruebas

A través de la circular 010, la Supersalud instruyó a EPS, entidades territoriales y Administradoras de Riesgos Laborales (ARL) para reportar la información de los laboratorios, los casos detectados, las pruebas diagnosticadas y el seguimiento a trabajadores de la salud contagiados, entre otros, con el fin de hacer un rastreo estricto a los casos de covid-19.

Así mismo, el ente de control adelanta seguimiento al reporte que hacen las EPS sobre la cobertura de toma de muestras  en casos sospechosos por coronavirus.

Visitas a Corferias y el modelo de expansión de Bogotá 

Para verificar la implementación y operación del modelo de ampliación y expansión formulado en Bogotá, la Supersalud ha realizado varias visitas al recinto ferial, a la Secretaría Distrital de Salud, a la Unidad de Servicios de Salud de San Blas, a la Unidad de Servicios de Salud de Santa Clara y a la Subred Integrada de Servicios de Salud Centro Oriente, entre otras.

Verificación del uso de las UCI

A raíz de denuncias públicas y de inconsistencias que Supersalud detectó en información ofrecida por los vigilados, se vienen desplegando auditorías y visitas especiales a IPS para verificar el uso que se están dando a las unidades de cuidado intensivo (UCI) en varias capitales y municipios del país.

EPS investigadas

La Supersalud ordenó medidas cautelares contra 6 EPS para que resolvieran de fondo y de manera inmediata más de 14 mil quejas de sus afiliados por no autorización y entrega de medicamentos o por demoras en tratamientos a pacientes de alto costo. Un mes después, 4 EPS no cumplieron (Coomeva, Medimás, Convida y Comparta), por lo que se les abrió investigación administrativa.

Salida de Medimás en 8 departamentos

Para proteger y garantizar la oportuna prestación de los servicios de más de 320.000 usuarios, la Supersalud revocó la operación de la EPS Medimás en los departamentos de Arauca, Atlántico, Bolívar, Cauca, La Guajira, Guainía, Cundinamarca y Magdalena. Estos afiliados están estrenando salud, pues ya fueron asignados a nuevas EPS.

Recursos para el sector salud

Durante la emergencia, la Supersalud ha realizado mesas de flujo de recursos y jornadas de conciliación virtuales que han logrado acuerdos entre entidades responsables de pago –EPS- y prestadores de servicios –IPS- por $67.000 millones.

Verificación de pagos

Con base en reportes de las vigiladas, la Supersalud encontró que de los 8,7 billones que las EPS recibieron durante marzo y abril, un 95%, es decir 8,3 billones de pesos, se destinaron a pagar a los prestadores de salud, bien sea IPS privadas o mixtas, proveedores de insumos y medicamentos, profesionales independientes y de transporte especial de pacientes, y otros proveedores de la cadena.

Protección a personal de salud y servicios a usuarios

Un total de 47 instituciones de salud en 12 ciudades han tenido auditorías para verificar la oportunidad en el pago de salarios del personal de planta, el reconocimiento de honorarios a los vinculados por prestación de servicios y la entrega oportuna de los elementos de bioseguridad para el personal asistencial durante la emergencia.

Tras estas auditorías, se generaron alertas y órdenes para adoptar acciones de mejoramiento.

Decisiones judiciales para proteger vidas

A través de su facultad especial de índole jurisdiccional, la Supersalud ha emitido 449 sentencias o decisiones que obligan a las EPS a dar garantías de acceso a servicios de salud y a hacer reconocimientos económicos a los colombianos en todas las regiones.

Son decisiones que ordenan entrega de medicamentos vitales, la práctica inmediata de exámenes o realización de procedimientos urgentes. También se incluyen demandas para respetar derechos económicos como prestaciones, incapacidades o por reembolsos.

Expansión de la capacidad instalada

La Supersalud implementó una estrategia para aumentar en 1.800 el número de camas  hospitalarias -entre aislamiento y UCI- a través de dos acciones: reabrir y dar en operación las clínicas de la EPS Saludcoop en liquidación, y adecuar y dotar de la infraestructura en 15 hospitales que tiene intervenidos la Entidad.

Como resultado se han entregado en comodato a alcaldías y gobernaciones 5 clínicas: una en Pereira, las del Norte y Sur en Cali, la Carrera 80 en Medellín y la de Santa Marta, las cuales representan 816 nuevas camas para la atención de pacientes.

En cuanto a los hospitales intervenidos o con medida de vigilancia especial, se han adelantado trabajos para mejorar su infraestructura, pagar la nómina y dotar al personal de la salud con elementos de protección y ampliar el número de camas.

En este último punto se ha pasado de 137 a 250 camas UCI, que representa un incremento del 82%, y se ha ampliado en 321 el número de camas en cuidados intermedios y de aislamiento.

“No hemos bajado ni un minuto la guardia durante esta época tan difícil, porque nos importa la salud de todos, especialmente la de los más vulnerables”, aseguró el Superintendente Nacional de Salud, Fabio Aristizábal Ángel.

(Con información de la SuperSalud).